El encapsulamiento de la cárcel de Palmasola, la más poblada de Bolivia, se amplió hasta el 31 de este mes, pero desde este lunes, 25 de enero, el encierro es total, lo que significa que  ya no solo los reclusos y sus familiares están prohibidos de ingresar, sino también los abogados, los jueces y los fiscales, por lo que las audiencias se realizarán de manera virtual.

El informe fue confirmado a EL DEBER por el director departamental de Penitenciaría, Mauricio Romero, quien manifestó que tras un acuerdo con los internos y con las autoridades penitenciarias y de la gobernación, a la cabeza del coronel Fernando Céspedes, se decidió aplicar las nuevas medidas con la finalidad de frenar los contagios de Covid-19.

Las restricciones obedecen a que hoy se descubrieron algunos casos sospechosos de coronavirus dentro del penal. Los internos con síntomas de la enfermedad permanecen aislados, ya fueron sometidos a las pruebas y se esperan los resultados.

Mauricio Romero manifestó que los ambientes de aislamiento están listos, como la guardería y otros sectores, para los reclusos que están en calidad de sospechosos.

La cárcel de Palmasola, con casi 6.000 reclusos entre hombres y mujeres, ingresó en su encapsulamiento el 11 de enero. El encierro debía concluir el 24 de este mes, pero se decidió ampliarlo hasta el 31 de enero luego de detectarse casos sospechosos de Covid-19.

Se informó que hoy ingresaron brigadas médicas a la cárcel para realizar valoraciones a reclusos. El martes se tiene previsto el ingreso de personal del Servicio Departamental de Salud (SEDES) para realizar tareas de prevención a todos los privados de libertad.

Por: El Deber

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *