Los premilitares del período 2020-2021 dejarán de asistir a la instrucción de manera presencial. Se analizan opciones virtuales.

Relaciones Públicas de la Séptima División de Cochabamba informó que, desde el inicio de la gestión escolar, los conscriptos tenían que acudir a los regimientos militares una vez por semana –generalmente sábados- pero, debido al repunte de casos COVID-19 en el país, se postergó.

Un comunicado al que accedió este medio de comunicación indica que esta determinación responde a que se observó una “escala en gran magnitud” de infecciones con coronavirus.

La suspensión de la instrucción es nacional y “hasta nueva orden”.

Relaciones Públicas aclaró que solo la instrucción está postergada, no el servicio premilitar como tal.

Frente a esta situación, no se descartó dar continuidad a este proceso de manera virtual. “Seguramente ellos van a establecer plataformas para continuar con la instrucción”, sin embargo, no dieron más detalles sobre esta nueva hermenéutica de trabajo.

Las últimas semanas, los premilitares estaban en un receso, luego de haber asistido durante un período continuo en las vacaciones.

DETALLES

La intención de la disposición es precautelar la salud de los premilitares, aclararon, aunque hasta ahora no hay reportes oficiales de infectados con COVID-19 en ese segmento. “Como no hemos tenido la presencia de ellos en las unidades, no podríamos dar una información exacta de eso”, pero aseguraron que “debe haber” enfermos.

Confirmaron que en las filas militares sí hay infectados con el virus. Relaciones Públicas detalló que “tenemos instructores que tienen contagios”. Mientras que en la tropa no hay personas que hayan contraído el virus, debido a que “no salen de franco”.

Sobre lo último, Relaciones Públicas especificó que en ese grupo también aplicaron ciertas restricciones debido a la pandemia, como la suspensión de sus salidas, con el fin de evitar contagios.

Indicaron que en los próximos días se conocerán nuevas disposiciones.

La suspensión del servicio premilitar también es una medida exigida por los padres de familia de los conscriptos. Antes de que se asuma esta medida, ellos se organizaron a través de grupos de WhatsApp para exigir la postergación temporal de la instrucción.

ALERTA

Papás que prefirieron mantener en reserva su identidad dijeron a OPINIÓN que, si bien el servicio está suspendido, se debe acelerar la devolución de 300 bolivianos que prometió en diciembre de 2020 el presidente de Bolivia, Luis Arce.

En ese entonces, se determinó que hubo un cobro excesivo a los postulantes, tomando en cuenta la situación económica provocada por el brote de COVID-19.

Pagaron 1.300 bolivianos y se ordenó que solo se les cobre 1.000. El monto restante debió ser regresado. Sin embargo, en un recinto de Quillacollo aún no se concretó.

Por: Opinión

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *