Félix Padilla Aguilar fue sujetado a un pilar del edificio. La gente se enfureció porque el alcalde no llegaba a la oficina, como había comprometido el presidente del Concejo.

Pobladores afines al MAS obligaron al presidente del Concejo Municipal de Cocapata, Félix Padilla Aguilar, a vestir una pollera y un sombrero de mujer a manera de castigo porque este comprometió la presencia del alcalde en las oficinas, y como protesta porque en las listas de candidatos para la Alcaldía no estaba un postulante de consenso.

Los hechos sucedieron la tarde de este miércoles 27 de enero en la oficina de enlace de Cocapata ubicada en la calle Constantino Morales, en el municipio de Quillacollo, donde un grupo de personas puso a Padilla de espaldas en un pilar, mientras la gente sostenía sus manos por detrás. A su alrededor le gritaban reclamando por la presencia del alcalde Darío Cabrera.

También mencionaron que uno de los candidatos elegidos por consenso no estaba en la lista para alcalde y que en su lugar pusieron a otra persona. Se dirigieron al dirigente Rimer Ágreda, dirigente del MAS en Cochabamba a quien acusaron de hacer una selección a dedo.Padilla confirmó los hechos y dijo que sucedió aproximadamente a las 15.00, aunque asegura que no sufrió ninguna agresión y que todo se debió a que él prometió a la gente que el alcalde se haría presente para explicar sobre un financiamiento previsto para la Municipalidad a las 10 de la mañana y como no llegaba, la gente se exaltó.

Por: Detrás de la Verdad

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *