La Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), a través de su presidente, Fidel Flores, expresó hoy su rechazo a la advertencia realizada por el Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural de suspender las exportaciones de soya, si las industrias oleaginosas no abastecen de harina en el mercado interno.

“Si bien nos han garantizado la exportación de grano de soya, rechazamos ese anuncio porque genera incertidumbre a todos los productores que estamos próximos a cosechar la producción de grano de soya y puede ocasionar la quiebra de miles de productores, porque el 80 por ciento de nuestra producción son excedentes destinados a la exportación, en productos con valor agregado, como es la torta, harina y aceite”, dijo.

Flores afirmó que los problemas que existen actualmente son consecuencia de la política de regulación de precios en el mercado interno y cupos de abastecimiento que ha sido retomada por el Gobierno Nacional.

“Han establecido un precio de venta para el mercado interno muy por debajo del precio de oportunidad de exportación, que está distorsionando los procesos de comercialización, afectando a los productores soyeros para negociar precios correctos por su producción de verano”, precisó el dirigente.

Indicó también que la solución a este problema está en manos del Gobierno nacional revirtiendo la decisión asumida de retornar al sistema de bandas de precios para regular la venta en el mercado interno y los cupos de abastecimiento.

“Consideramos que el precio debe estar en función a la oferta y demanda del mercado, de acuerdo entre privados, y en relación al precio de oportunidad de exportación, para evitar estas distorsiones que perjudican a los sectores productivos y solo nos generan incertidumbre para seguir produciendo”, aseguró.

Por otro lado, informó que los productores de oleaginosas se declaran en emergencia hasta que el Gobierno garantice totalmente las exportaciones de soya y subsane el precio bajo establecido para la venta de harina el mercado interno, que solo genera distorsiones y perjuicios para que los productores negocien un precio correcto por su producción de soya.

“Esperamos que las reuniones que viene sosteniendo el Gobierno con las industrias y los sectores productivos desde el día de ayer, den una solución inmediata a los problemas que estamos teniendo en la cadena productiva oleaginosa”, añadió Flores.

CAO cuestiona política en base a restricciones

El presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), Reinaldo Díaz, informó que la libertad de negociación en condiciones de equilibrio entre partes es el mejor sistema para evitar conflictos y restricciones al normal desarrollo de actividades económicas.

“Manejar sectores en base a restricciones, siempre va dar lugar a desequilibrios y unos sectores se van a sentir más afectados que otros, eso genera incertidumbre para las inversiones de largo plazo que son las que mejoran los rendimientos y la competitividad de un país”, dijo.

Argumentó que no es correcto que, con el pretexto del abastecimiento del mercado, interno que no llega al 30 por ciento de la producción, se pretenda castigar al productor agrícola en un momento en el que después de 5 años el precio de la soya empieza a recuperarse y aparece como un aliciente para paliar en parte las deudas rezagadas que dejaron anteriormente precios bajos y malas cosechas.

“Pedimos a las autoridades reconsiderar el mecanismo de cupos y franjas para ir a un sistema de indiferencia, esto permitirá equilibrio entre todos los actores de la cadena y lo más importante, libertad en cuanto a cantidad para los contratos entre productores y consumidores”, explicó Díaz.

Por: Los Tiempos

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *