La Iglesia católica difundió un análisis sobre la calidad de la educación en Bolivia, lamentando que sea presa de “consignas políticas” y que haya demasiada incertidumbre en el inicio de clases el lunes, 1 de febrero, bajo la modalidad a distancia por la segunda ola de contagios con Covid-19.

El pronunciamiento de la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) advierte “excesiva ideologización” como una de las sombras del modelo implementado en el país, acompañado de un presupuesto “insuficiente”, la poca capacitación a maestros y no haber tomado en cuenta el “reto digital”.

Una buena y moderna infraestructura tecnológica es vital para que nuestra educación haga verdaderamente un salto cualitativo y ofrezca a los estudiantes la educación que ellos merecen a la cual tienen derecho”, indica la evaluación.

Manifiesta que “la situación actual nos encuentra con un comienzo de clase bastante confuso”, frente a las tres propuestas del Ministerio de Educación para el inicio de las labores, presencial, semipresencial y a distancia.

“Los padres y madres de familia viven la incertidumbre de una gestión escolar poco clara; los docentes buscan recursos y apoyo que les permitan llevar adelante la gestión escolar; finalmente, los estudiantes son los que pagarán la consecuencia de esta manera informal e improvisada de llevar adelante la educación en nuestro país”, detalla.

Finalmente, la Iglesia cree que “las propuestas didácticas deben estar, como siempre, construidas sobre contenidos de calidad, teniendo en cuenta los conocimientos previos de los alumnos y deben estar estructuradas de forma rigurosa y precisa. Solo si se respetan estos criterios se puede argumentar que la educación a distancia puede ser equivalente a la enseñanza tradicional”.

Por: El Deber

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *