Mas de 1.200 familias se han visto afectadas en San Juan por el rebalse del río Yapacaní y el río Palacito, los cuales mantienen anegadas a varias familias de la zona desde el pasado miércoles.

De acuerdo con el reporte de las autoridades del lugar, hay muchas familias que han perdido todo y se encuentran actualmente viviendo a la intemperie sobre los caminos, a la espera de que baje el agua para volver a lo que ha quedado de sus hogares.

Son más de cinco días que las familias están pidiendo ayuda a las autoridades para ser auxiliados. Necesitan ropa, colchones, frazadas, y alimentos y agua.

Según los datos preliminares, el agua también ha generado daño en más de 1.500 hectáreas de soya y 290 hectáreas de arroz. Sin embargo, también hay plantaciones de cítricos, yuca, maíz, plátano, entre otros, que se han visto afectados.

“Como municipio hemos logrado llevar alimentos de acuerdo a nuestra capacidad; sin embargo, esta labor se nos dificulta porque los caminos continúan anegados y dificulta el acceso. Otra cosa que nos preocupa es la proliferación de mosquitos, de algunas enfermedades epidérmicas y respiratorias”, indicó la responsable de la Unidad de Gestión de Riesgo, Delmira Ortiz.

La alcaldesa de San Juan, Blanca Salvatierra, pidió ayuda a las autoridades nacionales y departamentales para las familias afectadas.

Nos hace falta urgente alimentos, medicamentos y vituallas. Lo que nunca se ha llenado ahora se inundó y se va a perder por lo menos un 80% de soya sembrada”, lamentó la autoridad.

Pérdidas en el norte cruceño

Estimaciones de productores y autoridades de los municipios norteños, dan cuenta de que más de 100.000 hectáreas de cultivos como arroz, soya, sorgo y maíz entre otros, fueron afectadas por las lluvias, lo que hace prever que alrededor de un 80% de esa producción se perderá totalmente.

De acuerdo con los datos recogidos en un recorrido por la zona norte, se reporta que en el municipio de San Pedro, quinta sección de la provincia Obispo Santistevan, se concentra la mayor afectación ocasionada por las lluvias, dejando bajo el agua alrededor de 80.000 hectáreas principalmente de sembradíos de soya, sorgo, arroz y maíz entre otros cultivos.

“Se ha perdido todo. Desde Sagrado Corazón en adelante, casi todas las propiedades están inundadas y su producción perdida totalmente, los trabajos que estamos haciendo con la Alcaldía y los comunarios no van a poder salvar los cultivos, porque todos están bajo agua, es nada lo que se va a poder recuperar”, sentenció el dirigente de la central campesina Peta Grande, Freddy Palca.

Esta versión es corroborada por Alejandro Panozo, director de Desarrollo Productivo de la Alcaldía de San Pedro al aseverar que en el distrito de Canandoa, un 100% de la producción agrícola ha sido inundada y está perdida, solo hay unas 20.000 hectáreas, a lo que se suman las afectaciones en Sagrado Corazón, San Juan del Piraí, Villa Rosario, Hardemann y San José del Norte, entre otras poblaciones de este municipio.

Panozo sostuvo que un 80% de los daños ocasionados es producto de la lluvia extraordinaria que se tuvo entre el miércoles y jueves que llegó entre 130 y 200 mililitros por metro cuadrado, lo que ocasiona que los chacos sigan anegados, mientras que un 20% del daño lo provocó el desborde del río Piraí y otros afluentes.

De su lado, el alcalde de San Pedro, José Rojas, indicó que hasta anoche se trabajaba en la elaboración de la declaratoria de desastre municipal, para poder gestionar apoyo del Gobierno central y departamental en atender la emergencia, anunciando que hoy una comisión visitará el Ministerio de Defensa Civil y el FDI.

Por: El Deber

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *