La destitución de la gobernadora de Pando, Paola Terrazas, cayó como balde de agua fría en los funcionarios de esa entidad departamental y ciudadanía. Las primeras medidas de esta acción se reflejaron en el despido de casi dos decenas de autoridades del Ejecutivo. Hay rechazo a la designación del asambleísta Wilson Quiñones como gobernador de Pando; la Defensoría del Pueblo ve acoso político.

Tanto Quiñones como Terrazas, que se encuentra recuperándose del Covid-19 en Brasil y pidió licencia hasta el 9 de febrero por esta enfermedad, son del Movimiento Al Socialismo (MAS). Terrazas asumió el mando de la Gobernación luego de que Luis Flores renunciara al cargo tras ser electo senador.

Luego de que diera positivo a Covid-19 y su estado de salud agravara, la mujer dejó como interino a Quiñones, que esta semana promovió su destitución y asumió como gobernador. 

El caso está ante la justicia

En un contacto con EL DEBER, la destituida secretaria de Asunto Jurídicos, Milena Hurtado, anunció que alistan un recurso para que su persona y otros seis secretarios, así como más de una decena de directivos y funcionarios (incluida la propia Paola Terrazas), sean restituidos en sus cargos. Solo dos secretarios no fueron despedidos.

Hurtado indicó que la primera acción se llevará adelante la tarde de este viernes, como medida de rechazo al «despido injustificado de los funcionarios», mismos que eran parte del círculo de confianza de Paola Terrazas. «Solo hubo un instructivo anunciando la designación del nuevo gobernador y para que entreguemos los cargos. Eso va en contra de la ley departamental y los estatutos«, manifestó.

La ahora exsecretaria de Asuntos Jurídicos observó que esto responde a temas de intereses políticos y personales. Según su lectura, se detectaron actos irregulares en la gestión de Luis Flores (gobernador que renunció al ser electo senador) y hay quienes están incómodos de que algunos temas, donde se presume corrupción, salgan a la luz.

Además, están esperando el retorno de Paola Terrazaspara que ella pueda reclamar la silla de la Gobernación y en caso de no ser así se presentará un amparo constitucional para que sea restituida.

Por su parte, Daniel Oyola, otro de los afectados y que fungía como Secretario General de la Gobernación pandina, expuso que ya se había designado a Quiñones para que asuma las funciones de manera interina mientras Paola Terrazas esté ausente, pero no que sea designado como gobernador oficial, dejando entrever que se aprovecharon de la situación y el estado de salud de Terrazas.

«Todo indica que sí hay golpe de estado y todo porque ella se negó a las solicitudes que vienen desde el bando de Wilson Quiñones. Esta negativa llevó a maquinar el golpe y no hay ningún sustento legal para este golpe y acoso político», manifestó Oyola, a tiempo de exponer que los dos bandos en pugna responden al Movimiento Al Socialismo (MAS).

Hasta el momento de la publicación no fue posible una comunicación con Quiñones para conocer su versión de los hechos.

Rechazo

Esta situación llevó al pronunciamiento de entidades como la ‘Alianza de no violencia contrala Mujer’ y otras defensoras de los Derechos Humanos se han manifestado en contra del accionar de las ‘nuevas autoridades’. Consideran que hay acoso político.

Además, señalan que los argumentos expuestos por la Asamblea Legislativa de Pando para la suspensión son dudosos. La propuesta fue presentada por el asambleísta Osmar Aradiez, quien solicitó la suspensión de la primera autoridad departamental, debido a que supuestamente Terrazas no habría solicitado permiso para hacer su tratamiento en Brasil.

Por su parte, la Defensora del Pueblo, Nancy Texeira, lo calificó como un acto sin sustento legal y acoso político, que vulnera los derechos a la salud de la gobernadora titular.

Por: El Deber

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *