Los precios mundiales de los alimentos han subido por octavo mes consecutivo, impulsados por los cereales, los aceites vegetales y el azúcar, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El índice de precios de los alimentos de la FAO, que hace un seguimiento mensual de los precios internacionales de los productos alimenticios más comercializados, registró en su publicación un promedio de 113,3 puntos en enero; es decir, un 4,3% más que en diciembre de 2020, con lo que alcanzó su nivel más elevado desde julio de 2014.

El índice de precios de los cereales de la FAO acusó un fuerte aumento mensual del 7,1%, impulsado por los precios internacionales del maíz, que se dispararon un 11,2% y que actualmente se sitúan un 42,3% por encima de su nivel de enero de 2020, lo que refleja una oferta mundial cada vez más limitada ante las compras cuantiosas por parte de China y las estimaciones inferiores a las previstas anteriormente para la producción y las existencias en Estados Unidos, así como la suspensión temporal de los registros de exportaciones de maíz en Argentina.

Los precios del trigo subieron un 6,8%, arrastrados por la fuerte demanda mundial y las expectativas de reducción de las ventas de la Federación de Rusia cuando sus derechos de exportación de trigo se dupliquen en marzo de 2021.

La robustez de la demanda de los compradores de Asia y África sustentó los elevados precios del arroz.

Menos reservas de cereales

La FAO también ha destacado en su nota informativa sobre la oferta y la demanda de cereales que el mundo se enfrenta a una fuerte caída de las reservas mundiales de este alimento, que al final es la base de la dieta en muchos países.

A escala mundial, actualmente se prevé una utilización de cereales en 2020-21 de 2.761 millones de toneladas, 52 millones de toneladas más que en la campaña anterior.

Se prevé que las reservas mundiales de cereales se contraigan un 2,2% hasta los 801 millones de toneladas. Su nivel más bajo en cinco años.

Esto reduciría el coeficiente mundial de reservas-utilización de cereales hasta un 28,3%, el nivel más bajo de los últimos siete años. Las nuevas cifras reflejan un cuantioso ajuste a la baja en las existencias de maíz producido en China.

Actualmente, se proyecta un comercio mundial de cereales en 2020/21 de 465,2 millones de toneladas, una expansión considerable del 5,7% con respecto del máximo alcanzado en la campaña anterior.

El alza de las estimaciones refleja las compras cuantiosas de maíz por parte de China, especialmente procedente de los Estados Unidos.

Los pronósticos indican que el comercio internacional de arroz se incrementará aún más, esto es, un 7,9%, lo que refleja un fuerte crecimiento de las exportaciones de la India.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *