Las entregas de comida, de alimentos y de alcohol están en pleno auge en muchos países debido a las restricciones de circulación y los cierres de restaurantes por la pandemia de covid-19.

El jueves, el gigante Uber informó de grandes pérdidas netas para el año 2020, pero anunció que su rama de entrega de comidas Uber Eats había visto sus ingresos aumentar 224% en el mundo sólo en el cuarto trimestre.

«Seguimos confiando en la posibilidad de que nuestra rama de entrega llegue a ser rentable en 2021«, aseguró Dara Khosrowshahi, el jefe del grupo californiano cuya actividad histórica de VTC ha sufrido de lleno el impacto del coronavirus.

El año pasado Uber apostó a expandirse en las entregas de comidas, adquiriendo la aplicación Postmates.

Por su lado el servicio Delivery Hero -con sede en Berlín y que opera en 40 países- informó que casi duplicó sus operaciones el año pasado, efectuando 1.300 millones de entregas.

Gran rival de Uber Eats, la plataforma británica Deliveroo aún no ha informado de su rendimiento en 2020, pero recientemente informó de un aumento de sus ventas y que fue rentable durante más de seis meses gracias a las restricciones de circulación, que estimularon el recurso a sus servicios.

Tras el auge del año pasado, «este crecimiento de las entregas de comida continuará su impulso en 2021, y también en 2022. Pero no hay que olvidar que se partía de muy bajo, de ahí estos crecimientos tan fuertes», dijo el jueves a la AFP María Bertoch, experta del sector para NPD Group.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *