Hoy se cumplen exactamente once meses desde que el coronavirus se instaló en el país y hasta fecha Santa Cruz tiene más de 80.000 casos acumulados, mientras la segunda oleada avanza a un ritmo acelerado, saturando los espacios de terapia intensiva de todo el sistema sanitario.

Los últimos reportes dan cuenta que ayer 156 pacientes copaban las Unidades de Terapia Intensiva (UTI) en los hospitales públicos, seguridad social y centros privados, entre los que estaban intubados y los que tenían ventilación mecánica; siendo esta la cifra más alta en lo que va de la segunda oleada, una cantidad similar a la que se dio en el pico de la primera ola.

Esta situación hace que en la mayoría de los centros con UTI ocurra lo que los médicos denominan cama caliente, es decir, que ni bien se desocupa un espacio porque el paciente pasa a internación para continuar su recuperación o fallece, inmediatamente ese espacio es ocupado por otro paciente que estaba en espera.

El gerente de Epidemiología del Servicio Departamental (Sedes), Carlos Alberto Hurtado, asegura que la ocupación de las terapias intensivas es una consecuencia del acelerado ritmo del contagio que ha caracterizado a la segunda oleada. “Mientras más contagios haya, habrá más gente en terapia intensiva y eso la población tiene que tenerlo claro para que asuma esa responsabilidad social de la que siempre hablamos”, dice Hurtado.

A decir del gerente de Epidemiología, al igual que en el primer golpe de la pandemia, solo un 15% de los pacientes se agrava, pero la diferencia ahora es que estos se complican mucho más rápido y llegan a las terapias con neumonías avanzadas, algo que posiblemente se deba a que circula una cepa variada.

“No sabemos si hay una cepa variada, como la inglesa, la sudafricana, la brasilera o la peruana, eso no lo sabemos porque en Bolivia no se hacen estudios de tipificación, pero lo que sí sabemos es que esta enfermedad, en este rebrote, ha venido más exacerbada”, manifiesta Hurtado. 

Explica que antes los pacientes iniciaban con síntomas leves y se podían complicar, con cuadros de neumonía, entre el quinto y séptimo día; mientras que ahora inician con cuadros febriles fuertes y entre el tercer y cuarto día ya tienen signos de neumonía.

Según Hurtado, el problema de la saturación no se solucionará habilitando más espacios en UTI, sino más bien cortando la transmisión del virus. Recuerda que las acciones para controlar una epidemia deben estar enfocadas en tratar de frenar los casos cuando estos están repuntando y, eso hasta ahora no se ha logrado. De ahí que el Sedes insiste en que urge una cuarentena rígida a fin de cortar los contagios, tal como se lo hizo en la primera oleada cuando esta medida permitió ralentizar la infección.

“Si yo abro las fiestas, los carnavales, sigo con esta conducta fuera de norma, fuera de toda responsabilidad social, de no usar barbijo, seguirá habiendo contagios y gente en terapia”, insiste Hurtado. 

Una letalidad en ascenso

El gerente de Epidemiología del Sedes compara la situación actual con la primera oleada y concluye que la de ahora es más compleja, ya que la primera se prolongó durante ocho meses y en la segunda vamos tres meses y ya se han superado los picos de contagio de la primera oleada, además que la letalidad está en pleno ascenso. Actualmente, tenemos una letalidad del 4%, es decir 2,5% más que enero (que fue de 1,5%), refiere.

Viceministra habla de descenso

Mientras en Santa Cruz las terapias están saturadas y se ha batido el récord de muertes diarias, la viceministra de Promoción, Vigilancia Epidemiológica y Medicina Tradicional, María Renee Castro, informó que los datos de la semana epidemiológica 5, que corresponde a la primera semana de febrero, muestran que los departamentos de Pando, Cochabamba, Beni, Santa Cruz y Chuquisaca se encuentran en la etapa de la desescalada, La Paz ingresó a la etapa de meseta y se esperan los resultados de la evaluación que se realiza en Potosí, Tarija y Oruro.

“Con los datos de la semana epidemiológica 5 tenemos una alta probabilidad de que el país está ingresando en una desescalada de contagios iniciada el sábado 6 de febrero. El último reporte registra 1.220 casos, la tasa de letalidad es de 3,6 que va disminuyendo, no es tan elevada como la primera ola a pesar del alto nivel de contagiosidad”, detalló la viceministra en entrevista en ATB, según reporta una nota oficial del Ministerio de Salud.

Otro de los datos que menciona es la incidencia que registra a 101 personas por cada 100 mil habitantes que tendrían la enfermedad; asimismo informó que la tasa de positividad en la segunda ola no superó el 48% a diferencia de la primera en la que registró 52%, 58% y 63%.

Paro de salud

Precisamente para exigir una cuarentena rígida el sector de salud cumple hoy el segundo día de un paro, de 48 horas. La medida perjudica a la población con la paralización de los servicios programados, porque ayer no pudo acceder a consulta externa y tuvo que postergar estudios y cirugías.

El Consejo Departamental de Salud (Codesa) determinó hacer una protesta movilizada, por eso ayer los profesionales y trabajadores del sector salieron en marcha.

El portavoz de los médicos de Santa Cruz, Henry Aguilera, insiste en la necesidad de endurecer las medidas para frenar la expansión del coronavirus en el departamento.

Por su parte, el representante del Colegio Médico Departamental, Edil Toledo, confirmó que el paro se mantiene, pero se ha abierto la posibilidad de instalar la mesa del diálogo con intermediación de la Representación Departamental de la Defensoría del Pueblo.

La secretaria municipal de Salud, Marisabel Vaca, lamenta que el paro de 48 horas que cumplen los médicos desde ayer llegue en un momento tan crítico, precisamente cuando el sistema está saturado. “Este hecho ocasiona también una saturación de los servicios de emergencias y en la unidad de cuidados intermedios, porque el paciente que debería ser transitorio entre seis y 12 horas se nos queda estacionario más tiempo, porque llegan en estado grave y al no tener disponibilidad en la terapia intensiva en el tercer nivel, se quedan en nuestros hospitales”.

La autoridad municipal indicó que es el vecino que no tiene recursos económicos para pagar una atención en el sistema privado el que se queda sin atención con estas protestas, dado que todo el sistema público se limita a la atención de emergencia.

Respecto al endurecimiento de medidas que pide el sector salud, indicó que todas las medidas sanitarias las han dado, incluso en lo que refiere horarios, contratación de recursos humanos para cubrir las bajas del personal contagiado y la habilitación de establecimientos para pacientes con Covid-19.

El departamento cruceño dispone de dos cámaras con capacidad para almacenar 30.000 vacunas Pfizer
El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Marcelo Ríos, indicó el lunes que Santa Cruz cuenta con capacidad para la conservación de las vacunas Pfizer, que requieren un almacenamiento de menos 80 grados. Ayer, el Sedes informó que en el departamento se dispone de dos cámaras de frío para este tipo de dosis, una en el sector privado y otra en el sector público, cada con capacidad para almacenar unas 15.000 dosis; lo que significa que se puede conservar hasta 30.000 unidades.

“Tenemos la capacidad logística para recibirlas y para poder hacer la distribución como corresponde de esas y de las otras vacunas que lleguen. Ya estamos preparados, y eso ya hemos informado como corresponde al Ministerio de Salud”, dijo Ríos. 

Lamentó que las vacunas que recibieron en el primer lote no alcancen ni siquiera para cubrir el 10 por ciento del sector salud, por lo tanto el personal está clamando por más vacunas y no se pudo completar a terapias del sector privado, incluso hay hospitales públicos y de la seguridad social que necesitan con urgencia las dosis.

Ayer el Sedes terminó de aplicar la primera dosis de las vacunas Sputnik V a 1.200 profesionales y funcionarios que trabajan en áreas de atención de pacientes con Covid-19. Ahora quedan a la espera de recibir su segunda dosis.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *