A través de un comunicado, la Federación Nacional de Avicultores, los productores lecheros y porcinocultores de los departamentos de Beni, Chuquisaca, Cochabamba, La Paz, Pando, Potosí, Santa Cruz y Tarija, manifiestan estar soportando un dramático periodo de insuficiencia de insumos y desinformación generados por las industrias oleaginosas y sus entidades aliadas con respecto a la provisión de subproductos de soya.

Denuncian que las industrias aceiteras están ocasionando desabastecimiento y especulación en el mercado interno, con la intención de boicotear el actual sistema de abastecimiento de subproductos de soya, manipulando incluso a productores soyeros con la finalidad de privilegiar sus ambiciones comerciales por encima de la seguridad alimentaria de todos los bolivianos.

“No hubo, no hay, ni habrá subvención hacia la actividad pecuaria, no es el propósito de nuestro sector y de ninguna manera se debería pretender que la producción de soya del país favorezca a una decena de industrias en perjuicio de miles de productores. Instamos a informar con la verdad a la población y dejar de lado estos argumentos difamatorios que en un entramado mediático se vienen difundiendo”, sostienen los productores, al tiempo que condenan la intención de generar un ambiente de confrontación entre agricultores soyeros y los productores pecuarios del país. En contraposición manifiestan su pleno respaldo a las gestiones que logren condiciones comerciales justas y equilibradas para todos, poniendo a disposición sus buenos oficios y convocan públicamente a las industrias oleaginosas a mesas de coordinación para identificar alternativas de fortalecimiento productivo.

Los productores de leche, aves y cerdos señalan que las bandas de precios no determinan en ninguna instancia y bajo ningún argumento el precio que debe pagar la industria a los productores soyeros, por lo que consideran que es absurdo y especulativo usar estas como excusa para ofrecer los precios más bajos al 100% de la producción de soya, más aún cuando (según Anapo) el mercado interno solo consume el 20% de estos volúmenes.

Respaldamos plenamente y en absoluto consenso la modalidad de abastecimiento mediante cupos y bandas de precios. Convencidos de que es la única estructura que, por obligación constitucional, prioriza el mercado interno, garantiza la seguridad alimentaria del país y la correcta provisión de estos insumos esenciales e insustituibles para la producción de alimentos (leche, huevo, carne de res, carne de pollo, carne de cerdo); rechazamos enfáticamente cualquier iracundo criterio contrario a estos principios”, afirman.

Asimismo, exigen cumplir irrestrictamente las normas vigentes, garantizar el inmediato, suficiente y permanente abastecimiento del mercado interno y sancionar drásticamente las flagrantes infracciones que, hasta la fecha, se vienen cometiendo desde la vigencia del Decreto Supremo de libre exportación 4139.

Los productores de leche, aves y cerdos indican que su cultura no es de conflicto, sin embargo, en defensa de la estabilidad productiva, por el respeto a las leyes vigentes, la correcta provisión de alimentos para la canasta familiar y por la seguridad alimentaria se declaran en estado de emergencia extrema. En caso de continuar esta  situación crítica y de no efectivizar inmediatamente el regular abastecimiento de estos insumos, bloquearán el flujo de las exportaciones de harina de soya.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *