Un millar de personas se ha desplazado de sus viviendas en Beni debido a que las intensas lluvias de enero y febrero desbordaron el río Mamoré. Ayer, las autoridades decidieron suspender las actividades escolares.

Se ha superado el millar de familias damnificadas por las inundaciones que afectan a la región sur del departamento y que han comenzado a buscar refugio en las ciudades, según las estimaciones de la Unidad de Gestión de Riesgo (UGR) de la Gobernación de Beni.

El director de la UGR y responsable del Centro de Operaciones de Emergencia Departamental (COED), Julio Galarza Ávila, informó que las familias afectadas han comenzado a llegar desde sus comunidades hasta los puertos Varador, Almacén, Ballivián y Loma Suárez, del municipio de Trinidad.

A esos lugares han arribado aproximadamente 60 familias, por sus propios medios, que corresponden al municipio de Trinidad. Debido a la inundación, los municipios de San Ignacio de Moxos y Loreto se han declarado en alerta roja y han reportado más de 600 familias afectadas por el desborde, cada uno, precisó la autoridad.

Explicó que “se trata de familias de campesinos y de indígenas, que se vieron obligados a dejar sus comunidades por la ‘gateadora’, como llaman al anegamiento paulatino y silencioso causado por el desborde de los ríos.

Desde el domingo, el COED-Beni desplazó su personal para atender a los habitantes de Puerto Geralda, ribera del río Mamoré, y unas 35 familias tuvieron que abandonar sus viviendas por el rebalse del principal río de la región.

La UGR está recopilando información de los otros puertos para determinar la cifra global de damnificados, a los que se dará protección integral, dijo Galarza.

El funcionario dijo que otras familias llegaron en sus precarias canoas al mismo Puerto Varador y a los otros que rodean a la capital beniana, por lo que empezaron a dotarles de carpas y víveres.

Al mismo tiempo, se calcula que unas 600 familias de las comunidades del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) afectadas por la inundación ya recibieron una atención preliminar la semana pasada.

Además, hasta el Tipnis se desplazó un barco-hospital de la Armada Boliviana, con víveres y medicinas, junto con una brigada médica.

El viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, Álvaro Mollinedo, dijo que la próxima semana van a visitar los lugares afectados con equipos técnicos para evaluar las pérdidas económicas de los sectores productivos.

Suspensión de clases

Más de un centenar de unidades educativas suspendieron clases por inundaciones en el Beni debido a las inundaciones causadas por de la crecida de los ríos, según confirmó el titular de la Dirección Departamental de Educación de ese departamento, Pedro Tanaka.

En la ribera de los ríos hay un centenar de unidades educativas en los tres municipios afectados por las riadas. Y aunque no tienen muchos estudiantes, se perjudicarán en el avance académico.

La suspensión de las clases afecta a las escuelas de más de una veintena de comunidades ubicadas en los municipios de Loreto, San Ignacio de Mojos y Trinidad, afectados por los desbordes de los ríos Ibare y Mamoré.

Tanaka explicó que es imposible llegar a las unidades educativas porque muchos barrios, viviendas e incluso la infraestructura de las escuelas y colegios están anegadas.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *