La pandemia tomó por sorpresa a la humanidad y ocasionó cambios en prácticamente todas las industrias. Debido a las restricciones, uno de los sectores más afectados por la nueva realidad fue el gastronómico. No obstante, el sector pudo seguir operando en el punto álgido de las cuarentanas gracias al servicio de delivery.

Según el informe “Food Service delivery innovation: lesson from Asia Pacific and Latin American” realizado por Euromonitor International, las regiones de Asia Pacífico y América Latina lideran las ventas globales de delivery, que se han incrementado entre 2016 y 2020, por cuatro razones: el aumento en la penetración de smartphones, la oferta de restaurantes independientes, el incremento de couriers y la alta urbanización de las ciudades.

América Latina, según las cifras de Euromonitor International, alcanzó los $us 72.000 millones hasta agosto de 2020. Es cifra representa un crecimiento del 66%, con respecto a igual periodo del año anterior.

Y es que los prolongados confinamientos impuestos en la región han impulsado que cada vez más restaurantes o negocios gastronómicos tengan que incursionar en la venta de comida a pedido y que se adapten a las necesidades de los consumidores, teniendo que añadir un valor agregado a sus menús.

La nueva realidad además ha ocasionado la implementación de diferentes estrategias: marcas especialmente creadas para delivery, creación de dark kitchen (cocinas escondidas o a puertas cerradas), desarrollo de aplicaciones de reparto propias o vender “mise in place” (platos clásicos en packs para ser cocinados en casa de los compradores).

¿Cómo ganar terreno?

La industria gastronómica está consciente de que este año será igual de duro que 2020, pero con las lecciones aprendidas, está preparada para los retos que surjan en el mundo del delivery.

En este contexto, el precio será un factor importante para que el servicio se siga expandiendo, así como la experiencia que se entregue a los clientes que no sean sensibles al valor de los productos.

El mercado en Bolivia

Fernando Medina, titular de la Cámara Gastronómica de Santa Cruz, dijo, de acuerdo a datos recabados por la entidad, los deliverys durante la pandemia crecieron un 300%, porcentaje que fue disminuyendo hasta un 200%, debido a la reapertura de los restaurantes.

Consultados sobre el tamaño del mercado nacional y si soportaría el ingreso de nuevos competidores, las empresas de delivery Yaigo y PedidosYa consideran saludable la competencia.

“Vemos muy seguido nuevos competidores de delivery en las distintas ciudades y eso es muy sano para nosotros”, manifestó Ariel Valverde, CEO de Yaigo.

De igual manera, PedidosYa considera que es valiosa para el mercado la presencia de nuevos competidores, ya que fortalecen el ecosistema de delivery, el desarrollo de la tecnología y significan nuevos desafíos para la firma.

Por su parte, Juan Pablo Salinas, CEO de PatioService, cree que el ingreso de un nuevo competidor al mercado nacional no es viable, salvo que desplacen a alguna de las marcas ya establecidas.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *