Las carrozas carnavaleras y las festivas tarimas han dejado el espacio a los barbijos y las máscaras protectoras. La algarabía que alberga el cambódromo en Carnaval se ha pausado para atender la emergencia de salud. Médicos, sanitarios y un centenar de funcionarios son los protagonistas de la «celebración» de un feriado carnavalero diferente en Santa Cruz de la Sierra.

Bajo sus carpas, aguardan a los pacientes que acuden a pie o en bicicleta para hacerse la prueba de coronavirus. La cuarentena rígida impide el tránsito vehicular y, como explica el director del Comité de Operaciones de Emergencia Municipal (COEM), Emiliano Cronenbold, el 95% de la población está respetando las medidas de restricción. Aún así, la afluencia de personas es importante.

Katerin Cuéllar es asesora de salud del Gobierno Municipal. Desde que se instalaron las carpas, permanece activa recibiendo a la gente y acompañando las pruebas. «Son más de 4.700 pruebas realizadas con un índice de positividad del 6.6%», informó este lunes. 

Cuando se diagnostica un caso positivo, «se medica al paciente de forma inmediata y se les informa sobre los puntos de aislamiento y de recuperación», comenta al doctora. Apenas son tres pacientes que aceptaron ser trasladados a los centros municipales para la atención y recuperación de personas con Covid-19. «La mayoría prefiere irse a sus casas donde aseguran que mantendrán el aislamiento».

Cada uno de los casos positivos recibe una amplia información sobre la enfermedad y el aislamiento que debe asumir durante unos 15 días. Además, firman una declaración jurada en la que se comprometen a respetar el aislamiento domiciliario. «No se les puedo obligar y pero se les informa», remarca Cuéllar.

El equipo de atención sanitaria llega cada jornada al Cambódromo a las 6:30 para preparar la atención. Desde las 7:30 reciben a las personas que desean hacerse la prueba. Son 120 trabajadores de salud abocados a esta tarea.

La jornada se alarga hasta las 19:00 cuando recogen los equipos e insumos y desinfectan la zona.

A diario reciben entre 800 y 1.000 personas que se acercan para someterse al hisopado  y saber si tienen Covid-19 o no. La prueba de antígenos nasal facilita un resultado en menos de 20 minutos. Los vecinos aguardan sus resultados antes de retornar a sus casas.

Mientras esperan los resultados, personal municipal los guía para que conozcan y puedan registrarse en la App creada para la vacunación. Es un registro sencillo, mucho más si los trabajadores de la Alcaldía apoyan el proceso, que permite a la población realizar una solicitud digital para recibir la vacuna contra el Covid-19.

La alcaldesa interina, Angélica Sosa, adelantó que el municipio cruceño gestiona la compra de 600.000 dosis de vacuna para inmunizar a los grupos de riesgo y a la población en general. 

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *