El mundo, de Perú a Francia, refuerza las restricciones para contener la propagación del coronavirus, cuyo origen intentan esclarecer expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Wuhan (China), donde este domingo realizaron una visita clave al mercado considerado el kilómetro cero de la pandemia.

Siguiendo los pasos de otros países como Portugal, Alemania o Canadá, Francia endureció sus medidas y cerrará esta medianoche sus fronteras con los países de fuera de la Unión Europea (UE), salvo para viajes esenciales, y Perú inició una reclusión de dos semanas que afecta a la mitad de sus 33 millones de habitantes.

La aparición de nuevas cepas ha complicado la lucha contra el covid-19 que, desde su irrupción a finales de 2019 en la ciudad china de Wuhan, ha causado 2,2 millones de muertos por 102,5 millones de contagios, especialmente en Europa y América.

Para intentar dilucidar el origen del virus, los expertos de la OMS visitaron el mercado de Huanan, donde se vendían animales salvajes y se detectó el primer brote de la pandemia hace un año. Desde enero de 2020, permanece cerrado.

Esta visita es muy sensible para Pekín, acusada de haber reaccionado tarde a los primeros casos. Como muestra de la tensión, los guardias sólo dejaron entrar a los vehículos del equipo de la OMS, que no respondieron a la prensa, constató la AFP.

En los últimos días, las autoridades chinas reforzaron una narrativa positiva de su actuación, mientras intentan minimizar el alcance de la misión de la OMS. «No se trata de una investigación», sostuvo la cancillería china.

– Más restricciones –

Con los programas de vacunación masiva aún en sus inicios y con problemas de suministro, las impopulares restricciones a los negocios, a la circulación y a los viajes siguen siendo una de las pocas opciones que tienen los gobiernos en su lucha contra el virus.

En Austria, unas 5.000 personas, entre ellas neonazis, protestaron el domingo en Viena contra las restricciones, mientras que, en Jerusalén, miles de judíos ultraortodoxos hicieron caso omiso de las reglas de distanciamiento acudiendo a las exequias de un rabino.

Además del cierre de sus fronteras a las personas procedentes de fuera de la UE, Francia cerrará los grandes centros comerciales. Y los portugueses no pueden viajar al extranjero durante dos semanas, salvo «casos especiales».

El sábado, Alemania prohibió la entrada a la mayoría de viajeros procedentes de países afectados por las nuevas cepas, consideradas más contagiosas. La decisión afecta al Reino Unido, Irlanda, Portugal, Brasil, Sudáfrica, Lesoto y Esuatini.

Lima y otros siete departamentos cumplirán una cuarentena obligatoria hasta el 14 de febrero destinada a contener la segunda ola de la pandemia y las autoridades cerraron incluso la joya de su turismo, la ciudadela inca de Machu Picchu.

Incluso las naciones que lograron controlar los brotes se inquietan de un resurgimiento. El confinamiento de la ciudad australiana de Perth se decretó después que diera positivo un guardia de seguridad de un hotel donde se alojan personas en cuarentena.

China decidió prohibir temporalmente la entrada de extranjeros procedentes de Canadá, después que Ottawa, que suspendió sus vuelos con México y el Caribe, anunciara que los viajeros que entren en su suelo deben realizar un test PCR y aislarse en hoteles como mínimo tres días.

Cuba, donde a partir del 6 de febrero los turistas que ingresen deberán confinarse a su cargo al menos cinco días en hoteles asignados por las autoridades, superó por primera vez los 1.000 contagios en un día.

Y, en Estados Unidos, el país más enlutado con casi 440.000 muertos, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades emitieron una orden generalizada para exigir el uso de mascarilla en el transporte público.

Pese a que el número de infecciones y muertes sigue siendo elevado, el brote en la primera economía mundial parece estar disminuyendo por un mayor respeto de las normas de distanciamiento, el final de las vacaciones y el gran número de personas que ya pasaron la enfermedad en algunas zonas, según los expertos.

– «Si no llevamos el oxígeno, se nos muere» –

Las campañas de vacunación lanzadas en muchos países se tambalean por la escasez de suministros, que también ha provocado una agria disputa diplomática entre la UE y el Reino Unido.

Ambos se pelean por la vacuna desarrollada por el laboratorio británico AstraZeneca con la Universidad de Oxford, pues la empresa afirma que no hay suficientes dosis por problemas de producción. Alemania amenazó con emprender acciones legales si no se entrega el volumen prometido.

En otras partes del mundo, la gente lucha por encontrar recursos claves para la supervivencia de sus allegados. «Si no llevamos el oxígeno [mi mamá de 69 años] se nos muere», dijo a la AFP Yulisa Torres, mientras espera con resignación recargar un tanque en la ciudad portuaria del Callao, en Perú.

Por: El Deber

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *