Las aguas comienzan a poner en aprietos a los benianos. Hasta este miércoles se evacuaron a 185 familias, según informó a EL DEBER, Arnold Barba, director de la Unidad de Gestión de Riesgos, de la Alcaldía de Trinidad. Los damnificados recibieron alimentos y carpas por parte de las autoridades locales.

Los ríos Ibare y Mamoré comenzaron a subir su nivel de agua desde hace siete días. La crecida hizo que familias de Puerto Ballivián, Puerto Geralda y Puerto Varador sean las más afectadas, ya que sus casas quedaron inundadas, y los caminos intransitables por el rebalse de los ríos.

“El agua subió 10 centímetros por día, lo que significa que van 70 centímetros y seguro que continuarán creciendo”, afirmó Barba. Agregó que los desbordes de los ríos se expanden por las pampas y es casi normal que llegue hasta el borde del anillo de la circunvalación de la capital beniana.

La asistencia del Municipio trinitario consiste en carpas, alimentos, agua y baños portátiles, aseguró Barba. Sin embargo, no descartan pedir ayuda a autoridades nacionales en caso de que se continúe con la emergencia en los próximos días.

Julio Galarza, director del Sistema de Alerta Temprana (SAT) de la Gobernación beniana, indicó que la preocupación se ha concentrado en el anillo protector de Trinidad que se ve amenazado por este fenómeno natural provocado en la crecida en la cuenca alta de los ríos.

La “gateadora”, como se llama a la inundación que avanza paulatinamente por el desborde de los ríos, “amenaza con superar los diques en algunos sectores”, dijo el funcionario, de acuerdo con un informe de la Gobernación de ese departamento.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *