Defensa Civil evacuó 200 personas que corresponden a 36 familias de Puerto Varador, Puerto Almacén y Puerto Geralda afectadas por el desborde del río en el departamento de Beni. En tanto que productores de ganado de carne y de leche apresuran el traslado de sus animales para minimizar el riesgo de muerte.

“En coordinación con la Gobernación, el municipio beniano y la Armada Boliviana, se puso a disposición de la población dos deslizadores y un pontón, con los cuales se evacuaron 36 familias (alrededor de 200 personas)”, aseveró el viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, citado en un boletín institucional, reproducido por ABI.

Los rescatados fueron llevados a un albergue temporal habilitado en Puerto Varador. Calvimontes explicó que personal de Defensa Civil y de otras entidades del Estado trabajan para atender las necesidades más inmediatas de las familias afectadas por riadas.

La autoridad hizo notar que el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senahmi) emitió una alerta naranja que empezó el 16 y se prolongará hasta este 20 con probabilidades de lluvias que puedan provocar rebalse de ríos. “Se trata de una alerta meteorológica que afectará a 29 provincias, 12 de Santa Cruz, tres de Cochabamba, una de Beni, nueve en La Paz”, anotó Calvimontes.

Asimismo, expuso que también se activó una alerta hidrológica roja que afectará a los departamentos de Cochabamba, Santa Cruz y Beni, en las cuencas, alta media y del río Mamoré.

Sector productivo

A decir del tesorero de la Federación de Ganaderos de Beni (Fegabeni), Herlan Ojopi, por el gran volumen de agua que escurre de las cuencas altas era previsible el golpe de los ríos en la región.

El dirigente ganadero explicó que el golpe de agua ha llenado las zonas bajas y aledañas a las cercanías de río Mamoré, como Trinidad, Camiaco, Los Puentes y Santa Ana. “Seguimos monitoreando el nivel del agua en las diferentes cuencas para precisar información y ayudar al ganadero a tomar decisiones y las acciones necesarias para proteger su plantel animal”, expuso, al dar cuenta de que los ganaderos cuyas propiedades están ubicadas en zonas aledañas al Mamoré han apresurado el ritmo de movilización de su ganado para evitar que los animales sucumban.

Ojopi relievó que, por ahora, el perjuicio económico se da principalmente por la pérdida de terneros, enflaquecimiento del ganado, costos operativos en la movilización del personal y pérdida de infraestructura (corrales, alambradas que quedan bajo el agua). Mencionó que aún no se cuantificaron los efectos económicos y que este trabajo se hará una vez desciendan las aguas.

El presidente de la Asociación de Productores de Leche de las provincias Cercado y Marbán (Cerma), Raúl Eggers, refirió que el reporte parcial señala que alrededor de 50 productores han ‘movido’ sus animales debido a la llenura de sus predios. El efecto trasciende en la caída, en promedio, de 50% de la producción en la cuenca lechera.

El sector ganadero demanda la provisión de forraje, con precios justos, para asegurar la alimentación del ganado y de leche.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *