El caso de doble infección de coronavirus de la enfermera Shirley Duvinka Layme se conoció en momentos en que la profesional ponía el brazo para recibir su primera dosis de la vacuna Sputnik V. De propia voz, los medios conocían que había pasado por lo que comúnmente se conoce como reinfección.

La enfermera, que forma parte del personal de primera línea, contrajo el coronavirus por primera vez en mayo del año pasado. Después de dar positivo en cuatro pruebas consecutivas, finalmente recibió la esperada noticia de que el virus ya no estaba activo en su cuerpo y podía volver a su trabajo. Aunque asegura haber tomado todos los cuidados, en diciembre volvió a presentar síntomas leves de la enfermedad y tras someterse a la prueba, nuevamente dio positivo al SARS- CoV-2.

El caso de esta profesional es uno de los 250 de conocimiento del Servicio Departamental de Salud (Sedes) que han ocurrido en lo que va de la pandemia.

“Hemos tenido alrededor de 250 personas que han enfermado dos veces de coronavirus. Tenemos los registros de esas personas. Dieron negativo a una primera infección y luego de tres a cuatro meses dieron nuevamente positivo”, explica el gerente de Epidemiología del Sedes, Carlos Alberto Hurtado.

Técnicamente a eso se denomina doble infección, agrega Hurtado. Aclara que se desconoce si se trata de una reinfección porque hasta ahora en el país no se hacen estudios de tipificación de cepas, por lo que aún no se sabe cuáles son las que están circulando en nuestro medio.

A decir de Hurtado, “en el mundo no hay casos registrados de reinfección por la misma cepa, lo que nos hace suponer que lo que está ocurriendo aquí es que los que se están infectando por segunda vez se están contagiando de una cepa distinta, de ahí el término de doble infección”.

El epidemiólogo del Sedes precisa que una segunda infección no viene precisamente con cuadros graves, porque varios de los casos que se conocen han cursado con síntomas leves la segunda vez que enfermaron.

Los datos se conocen cuando crecen los reclamos al Gobierno nacional, especialmente del sector salud y de las autoridades sanitarias para asegurar un mayor acceso a las vacunas anticovid.

El director del Sedes, Marcelo Ríos, informó que Santa Cruz concluyó la colocación de las 2.200 dosis que llegaron, pero dijo que no abasteció ni para cubrir el 10 por ciento del personal que está en primera línea. Las dosis fueron aplicadas en 23 instituciones de salud públicas, privadas y de la seguridad social, cubriendo a 1.115 médicos, 853 enfermeras, 55 del área de bioquímica y farmacia, 70 técnicos de salud y 107 personas de apoyo en servicios Covid-19.

La autoridad insistió al Gobierno que acelere la llegada de más dosis porque mucho personal ha quedado pendiente, toda vez que son más de 5.000 los que trabajan de forma directa con pacientes con Covid-19 en la ciudad capital, pero también hay que sumar a todo el personal de los demás servicios de los 56 municipios.

De hecho la distribución de las primeras dosis generó descontento. En el hospital municipal de la Villa Primero de Mayo denunciaron que recibieron 15 dosis para un nosocomio donde trabajan 600 personas y no cubre ni siquiera al personal de la emergencia.

Su reclamo se fundamenta en que este centro hospitalario atiende a todo el distrito de la Villa Primero de Mayo y parte del Plan Tres Mil, donde se han presentado la mayor cantidad de casos de Covid-19.

El director del Sedes recordó que en primera instancia el Gobierno comprometió 6.000 dosis, pero solo llegaron 4.400, por lo que se pudo colocar a 2.200, tomando en cuenta que son dos dosis para cada persona.

Ríos dijo que se priorizó al personal de terapia intensiva y de las unidades de cuidados intermedios, además del personal de apoyo de los servicios covid.

El Sedes está a la espera de más dosis para cubrir al 100 por ciento del sector salud, así como a los que están en primera línea (policías, militares, trabajadores de medios de comunicación) y grupos de riesgo, que contempla a los adultos mayores y a los que tienen enfermedad de base.

Del mismo modo, también pidió que no se trunquen las iniciativas de compra de vacunas de algunas instituciones que han manifestado que tienen la capacidad.

No se debería detener, se debería fomentar, este no es un tema de quién gana, quién compite o quién trae primero las cosas. Es responsabilidad del Gobierno hacerlo, pero no se debería obstaculizar que otras instituciones públicas o privadas, que tienen la capacidad de hacerlo, lo hagan. Si es un tema de control normativo, la instancia departamental puede hacer el control para que se cumplan los procedimientos normativos de la aplicación y distribución”, enfatizó.

Por su parte, la secretaria municipal de Salud, Marisabel Vaca, dijo que la protesta del hospital es sustentable porque atienden a pacientes sospechosos y positivos y las 15 dosis son insuficientes.

Recordó que la alcaldesa interina, Angélica Sosa, hizo todas las gestiones para que doten 622.000 vacunas al municipio para los trabajadores de salud y los grupos de riesgo. “Exhorto al Sedes a que priorice el sistema público antes que el privado”, manifestó.

Detalló que el hospital Pampa de la Isla, que tiene 327 funcionarios y atiende 100 por ciento pacientes covid, recibió 70 dosis; el Bajío del Oriente, 100; el Francés, 80 y el Plan Tres Mil, 50.

La autoridad municipal indicó que enviaron nota al director del Sedes para priorizar las unidades de cuidados intermedios de los hospitales de segundo nivel, porque los pacientes llegan con diagnósticos para terapia, pero se los trata en esos centros porque no tienen espacio en los nosocomios de tercer nivel.

Desde el Gobierno sostienen que están garantizadas las dosis para el 100 por ciento de la población arriba de 18 años, pero que la aplicación es voluntaria.

La llegada de nuevas vacunas se anuncia para antes de fines de este mes de parte del mecanismo Covax, mientras que en marzo llegan las que fueron adquiridas por el Gobierno, con lo que recién se podrá continuar la vacunación al personal de primera línea e iniciar la inmunización al segundo grupo priorizado, que son las personas con enfermedades de base de 18 a 60 años.

La viceministra de Promoción, Vigilancia Epidemiológica y Medicina Tradicional, María Renee Castro, calificó de positivo el resultado de la primera fase con las 20.000 primeras dosis que llegaron al país.

Respecto a la próxima llegada de la vacuna Pfizer que requiere una cadena de frío de -80 grados, dijo que también se adoptará otra dinámica, instalando un vacunatorio temporal para preservar la efectividad de la dosis. La autoridad resaltó que la logística y los insumos están garantizados de parte del Gobierno nacional y pidió a gobernaciones y municipios el máximo de apoyo para que la vacuna llegue a todos los sectores de la población vacunable.

La movilización

El Comité Departamental de Salud (Codesa) ayer cumplió su segundo día de paro, de 48 horas, y ahora esperan evaluar en un ampliado las nuevas acciones exigiendo medidas más drásticas para contener el contagio, entre ellas la cuarentena rígida.

El vocero del Colegio Médico, Edil Toledo, indicó que salieron a las calles para hacerse escuchar. “La Defensoría del Pueblo está mediando una posible reunión con estas autoridades”, afirmó.

Adelantó que no descartan continuar con el paro de 72 horas, si es que no logran un acuerdo con las autoridades. “Queremos un diálogo sincero con resultados efectivos para esta pandemia”, dijo.

En la misma línea el dirigente de los trabajadores de salud, Roberth Hurtado, confirmó que no se ha tenido respuesta ni siquiera con el pedido de la cuarentena para los días de Carnaval.

En la marcha de protesta algunos vistieron de negro mostrando el luto por los profesionales y trabajadores que fallecen.

El director del Sedes, Marcelo Ríos, se unió al pedido indicando que “necesitamos que el Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra tome de una vez la decisión paulatina y gradual como la hemos pedido, y no solamente es la cuarentena rígida que hemos solicitado, sino también la implementación de los centros de aislamiento”, dijo.

La autoridad departamental remarcó que “el sector salud está en marcha y en alerta por la situación que está viviendo, no solamente por las bajas médicas y fallecimientos en el sector salud, sino también por las más de 5.000 familias que están en luto por esta pandemia”, remarcó.

La cuarentena “es una medida sanitaria que necesita la aplicación de medidas civiles por parte de las autoridades territoriales que tienen la competencia de hacerlo”, cuestionó Ríos.

Marisabel Vaca, secretaria municipal de Salud, lamentó el paro y dijo que triplicó la demanda de atención en emergencia.

La secretaria municipal de Salud dijo que han atendido las demandas del sector, pero aseguró que en el tema de la cuarentena demanda reunirse con todas las unidades que corresponde.

“Para definir este pedido debe haber una reunión interinstitucional con los sectores involucrados”, dijo Vaca

El Sedes advierte que la letalidad por Coronavirus pasó del 1,5% al 4,3% y que los casos siguen en ascenso

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Marcelo Ríos, indicó que el departamento cruceño continúa en una situación compleja con respecto a la pandemia y que hasta la fecha ya sobrepasó los 80.000 casos de coronavirus acumulados. La letalidad sigue en ascenso, pues el martes hubo 27 fallecidos, sobrepasando las 5.000 muertes por este virus, en lo que va de la pandemia.

Ríos remarcó que en enero Santa Cruz reportó 22.521 casos registrados en laboratorio y en los primeros nueve días de enero se acercaron a los 5.000. Además, en enero se registraron 340 fallecidos y en los primeros nueve días de febrero se superó el 55 por ciento de esa cifra, con 184 decesos. “Nos está mostrando una casi triplicación de la letalidad, que pasó de 1,5% en enero a 4,3% en lo que va de febrero, lo que nos está mostrando la grave situación”, enfatizó Ríos.

A todo esto, se suma la ocupación de camas de casi el 100 por ciento, remarcó la autoridad sanitaria.

El Sedes anunció que el domo 1 del hospital Japonés está funcionando al 100 por ciento de su capacidad, con sus 30 unidades; mientras que el domo 2, con 24 unidades de cuidados intermedios y en los próximos días tendrá el resto de las unidades, lo que significa que la oferta para los pacientes críticos de Covid-19 en este hospital es de 54 unidades.

También indicó que se puso a funcionar el domo del Instituto Oncológico con 10 unidades de hospitalización para pacientes con cáncer que resulten contagiados de Covid-19. De igual forma se trabaja para habilitar los espacios de cuidados intermedios.

Las autoridades del Sedes insisten en que es necesario cortar la transmisión del virus y recomiendan declarar una cuarentena rígida aprovechando el feriado largo del Carnaval. La sugerencia del ente rector de la salud es que se ingrese en cuarentena por diez días, empezando este sábado.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *