El 22 de septiembre de 2015 se firmó el contrato entre la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) y el Consorcio Técnica General de Construcciones Bolivia (TGC), contratista de la doble vía Santa Cruz-Warnes (lado este). Ha transcurrido más de un quinquenio y el megaemprendimiento carretero sigue inconcluso y en franco proceso de deterioro.

Justamente en febrero del año pasado, EL DEBER recorrió y constató que si bien la pavimentación de los 27,5 km que abarca el proyecto estructural está casi lista, estaban pendiente los empalmes de los viaductos y otras obras menores. En las estructuras a desnivel se advirtió un deterioro parcial y descuido en el área donde se asentarán las vías de acceso. 

De aquella vez, hasta hoy, la situación empeoró, pues los aguaceros registrados en las últimas semanas pasaron factura al área compactada y la maleza, por la humedad, rodea la estructura de concreto.

La doble vía Santa Cruz-Warnes (lado este) fue catalogada en la gestión del Gobierno del expresidente Evo Morales como la primera autopista de la capital oriental, en cuyo trazo se construirán seis viaductos y dos puentes. En la obra se anunció una inversión inicial de al menos $us 123 millones.

Desde la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) regional Santa Cruz, el gerente David Acebey, reveló que lamentablemente se rescindió el contrato con el consorcio ecuatoriano TGC por diversos factores, entre otros, varias planillas impagas. “En este momento estamos en la fase de conciliación, liquidación y cierre definitivo de contrato y una vez culmine este proceso se lanzará una nueva licitación para culminar las obras que están incompletas”, describió, al exponer que se buscará recursos para completar los trabajos inconclusos.

Hasta el momento, a decir de Acebey, se registra un 78% en avance financiero, esto conforme a los nuevos cómputos e ítems que quedaron incompletos. “Hay ciertas estructuras en los viaductos que no están terminadas, y hay algunos elementos -losas y vigas- que presentan algunas fisuras. 

“Son esos elementos que de manera particular se los está retirando de las conciliaciones que se encaran con la empresa TGC. No vamos a pagar por una obra que no está dentro de la calidad y las normas técnicas específicas para este tipo de obras”, anotó, al aludir que existen garantías vigentes y que, en caso de incumplimiento, se las ejecutará acorde al contrato.

En marzo de 2020, el consorcio TGC, contratista de la doble vía Santa Cruz-Warnes-lado este, mediante oficio notariado, notificó a la entidad contratante ABC la resolución de contrato de la obra por incumplimiento de pago de certificados de avance aprobados por el supervisor correspondiente a septiembre de Bs 7,438.398.04 (deducido el anticipo) y octubre por Bs 3,780.407.16 (deducido el anticipo) de la gestión 2019.

En aquella oportunidad, la contratista refirió que debido a los montos adeudados, se afrontaba una situación de total inseguridad económica y técnica para continuar ejecutando la obra.

Refutan la licitación

Para el gerente de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz), Javier Arze, ABC, el comportamiento de las anteriores gestiones de la ABC, en muchas de las licitaciones en Bolivia, fue nefasto porque no permitió que la normativa vigente se cumpla.

Hizo notar que este proyecto debió ser adjudicado a empresas nacionales y terminado hace dos años, ajeno al retraso en los pagos de planillas. Aduce protección del contratante sacando a relucir, por ejemplo, que cuando una empresa boliviana registra demora en avances, sus garantías son ejecutadas. “Sin embargo, a TGC no se la tocó. No podemos competir, como empresa boliviana, en esas circunstancias. La licitación se manejó de una manera totalmente irregular”, enfatizó Arze.

A juzgar por el secretario de Obras Públicas de la Gobernación cruceña, Hugo Sosa, esta obra, cuya competencia en la ejecución corresponde a la ABC está paralizada, lo que refleja la deficiente planificación en la realización. “Los múltiples cambios en el personal jerárquico en la agencia estatal de carreteras provocaron esta situación”, arguyó.

Refirió que cuatro son los entes financiadores de la autopista, CAF-Banco de Desarrollo de América Latina (53,63%), Gobernación de SCZ (22,41%), Alcaldía de Warnes (10,89%) y Municipio de Santa Cruz de la Sierra (13,07%). “La Gobernación cruceña entregó el 100% de su contraparte”, puntualizó.

Usuarios vs perjuicio

Para el presidente de la Cámara de Transporte Oriente (CTO), Luis Añez Leigue, todos los sectores, no solo de carga pesada, se han visto afectados por el retraso en la ejecución y la entrega de la autopista. Insinúa que los perjuicios por la ruta al norte transcienden en pérdida de tiempo y mayor consumo de combustible por el deterioro de la vía, incontables baches y la falta de mantenimiento en los desvíos que provocan fallas mecánicas y estropean los camiones.

Nos sé cuáles son las condiciones del contrato, pero pasaron tres gobiernos y el proyecto continúa inconcluso. Tendría que haber voluntad política para concretar esta obra que es primordial para descongestionar el tráfico en el departamento más productivo del país”, enfatizó Añez.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *