Tras dos casos de agresiones a mujeres registradas el fin de semana, en Santa Cruz y Potosí, El Deber consultó a psicólogos sobre la conducta de los acusados de ambas acciones violentas. Los profesionales consideraron que son personas “peligrosas y cobardes” que tienen problemas de conducta y no saben canalizar sus emociones.

El primer caso, se registró en un centro comercial de la ciudad cruceña, donde el argentino Tomás María García Llorente le pegó una patada en las manos a la activista Paulina Calvo, quien le pedía que utilice barbijo por el coronavirus, mientras lo filmaba con un celular.

En el segundo hecho, Álvaro A. F. A., en estado de ebriedad, golpeó en la cara a una policía y la dejó con 10 días de impedimento. El agresor intentó evitar ser arrestado en la ciudad de Potosí.

Para el psicólogo, René Calvimontes, los acusados tienen traumas, problemas familiares y sociales, que los conducen a actuar de una manera violenta en determinadas situaciones, sin importar que la víctima sea mujer, persona mayor o niño.

“Esas personas han sufrido algún trauma hace años, pero también influye la cuarentena por el virus que dejó varios muertos, mantuvo a las personas encerradas, a otras las dejó sin trabajo. Todos estos factores mantienen a las personas impulsivas, intolerantes, agresivas y con crisis existenciales”, explicó el profesional.

Calvimontes dijo que no se puede determinar la conducta de los agresores, sin una evaluación sicológica, pero consideró que sus actitudes agresivas se deben a que no tuvieron una buena educación en el hogar.

Para prevenir estas agresiones deben trabajarse los valores en casa, es decir que los padres deben enseñar a los niños con el ejemplo”, comentó Calvimontes. Asimismo, pidió una sanción ejemplarizadora para los acusados, para evitar que este tipo de hechos se sigan registrando en la sociedad boliviana.

El sicólogo Eduardo Cabrera, coincide en que la solución para estos hechos está en el hogar, pues es donde “el niño aprende de manera natural lo que hacen sus padres; si les enseñamos a respetar a una mujer y al prójimo lo van a hacer, al igual que reaccionarán si le mostramos conductas agresivas”.

Cabrera consideró a los agresores “peligrosos y cobardes” que pueden cometer excesos y hasta crímenes porque no saben canalizar sus emociones.

“Con seguridad no son las primeras agresiones que han cometido estas personas, pero esto se va repetir si no se las sanciona como la ley manda”, dijo el psicólogo.

El profesional agregó que, si la Justicia llega a sancionarlos, tendrían que exigirles a los sindicados que se realicen una evaluación y terapia sicológica para, primero, conocer su tipo de conducta y luego darles las recomendaciones a seguir.

Seguimientos a casos de oficio

El fiscal departamental de Santa Cruz, Roger Mariaca, dijo que la activista víctima de agresión no presentó una denuncia contra Tomás María García Llorente, pero la fiscalía le sigue un proceso por el delito de lesiones graves y leves.

Por su parte el director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), coronel Alberto Aguilar, confirmó a EL DEBER que el argentino, que trabajaba en una empresa agrícola en Cuatro Cañadas, salió a las 6:00 del lunes 8 de febrero en un vuelo de BoA, rumbo a Buenos Aires. Según el registro oficial, se marchó en compañía de su esposa e hijo.

Aguilar informó que no había aún ninguna alerta migratoria contra el argentino y por eso dejó el país sin problemas. No obstante, el hecho agrava su situación jurídica.

El jefe de la Felcc también informó que, en el caso de Potosí, Álvaro A. F. A fue dejado en libertad por la justicia debido a que concilió con la agente policial afectada y se benefició con “un criterio de oportunidad”. Además, informó que la funcionaria pública quedó con 10 días de impedimento y el acusado con cinco días.

“La policía fue agredida cuando intentaba evitar que el hombre maneje su vehículo en estado de ebriedad”, explicó.

Sobre el caso, el Comando General de la Policía Boliviana anunció este martes un proceso contra el agresor. “Estos hechos no pueden quedar en la impunidad”, indica el pronunciamiento difundido en redes sociales.

Además, agrega que la entidad verde olivo no tolerará ningún acto de violencia contra un servidor público policial, anticipando apoyo jurídico social y sicológico a la uniformada que fue objeto del maltrato en la Villa Imperial.

Por su parte la Fiscal Departamental de Potosí, Roxana Choque, dijo que se le seguirá un proceso penal al hombre que agredió a la mujer policía.

“Desde que se presentó la denuncia hasta que se realizaron los requerimientos de imputación, las partes llegaron a un acuerdo conciliatorio, este acuerdo fue presentado al fiscal de materia, asimismo, la víctima presentó un desistimiento; sin embargo, nosotros como Ministerio Público hemos avanzado y de oficio hemos presentado la imputación, por lo que continuará la investigación de este hecho que, provisionalmente, se tipificó como resistencia a la autoridad y lesiones leves”, dijo Choque.

(El Deber)

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *