Rusia ha incrementado las multas por violar las leyes durante protestas como las que tuvieron lugar recientemente en apoyo al líder opositor Alexéi Navalni y que se saldaron con más de 11.000 detenidos.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, promulgó hoy una ley, publicada en el portal de información legal del Gobierno ruso, que no contempla un aumento de la duración máxima del arresto administrativo, que es de 15 días, pero establece un incremento del 400 por ciento de las multas por desacato a agentes de las fuerzas del orden.

Esta medida fue adoptada por las autoridades rusas tras las masivas manifestaciones pacíficas que reclamaron entre enero y febrero de este año la libertad de Navalni, fuertemente reprimidas por la Policía.

Si anteriormente una multa por desacato oscilaba entre 500 y 1.000 rublos (entre 7 y 14 dólares), ahora pasa a montantes de entre 2.000 y los 4.000 rublos (entre 27 y 54 dólares), a lo que se suma la posibilidad de añadir trabajos sociales obligatorios de entre 40 y 120 horas.

También se estableció un incremento de penas por desacato a otros uniformados, tales como los agentes del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB), con multas de hasta 4.000 rublos (54 dólares) para las personalidades físicas y hasta 70.000 rublos (950 dólares) para las personalidades jurídicas.

Está prevista igualmente la imposición de multas de hasta 4.000 rublos (54 dólares) para las personalidades físicas y 40.000 rublos (544 dólares) para las personalidades jurídicas que desobedezcan a un agente de los órganos de la Seguridad del Estado.

En caso de que la contravención se cometa de modo reiterado y si tiene lugar durante una manifestación, las multas pasan de los 5.000 rublos (68 dólares) a entre 10.000 y 20.000 rublos (de 136 a 272 dólares) para las personas físicas.

En caso de una persona jurídica, las multas serán de hasta 70.000 a 200.000 rublos (951-2.717 dólares) desde los 50.000-100.000 rublos (679 a 1.359 dólares).

Además, se prevé la pena de arresto administrativo por 30 días y la imposición de trabajos sociales obligatorios de 100 a 200 horas.

La enmienda a la ley promulgada por el mandatario ruso también castiga las violaciones económicas cometidas durante la organización o realización de una manifestación, ya sea durante la recaudación de fondos como durante el gasto de ellos.

Todo esto en el contexto de la ley aprobada por las autoridades rusas a fines de 2020 que establece que los organizadores de las manifestaciones deben entregar al Estado todas las donaciones de fuentes anónimas.

Por Condori Luis Pedro

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: