La crisis económica causada por la pandemia del Covid-19 también afectó al negocio de la venta de material escolar y mochilas. En 2020, la demanda de útiles se redujo a cero, por lo que su importación también fue afectada y cayó en 43 por ciento en relación al 2019, según datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE). 

La suspensión de las actividades académicas y su cambio de modalidad, de presencial a virtual, disminuyó la venta de material escolar. Debido a esa situación muchas librerías cerraron y otras tienen gran cantidad de mercadería acumulada, que esperan vender este año.

Esto repercutió en la caída de las importaciones de útiles escolares. En 2020 sólo se compró 10 millones de kilos de material escolar y mochilas, valuados en 28 millones de dólares. Pero, en 2019, se importó 15 millones de kilos por un valor de 50 millones de dólares, lo que representa una caída del 43 por ciento en valor y 37 por ciento en volumen, según indica el IBCE. 

La pandemia cambió el patrón de consumo, puesto que la importación de estos artículos subía cada año.

La propietaria de la librería Casebol, Deysi Cuevas, indicó que debido a la pandemia sus ventas se redujeron a casi cero en 2020 y tiene gran cantidad de mercadería que espera vender este año. 

“No he pedido nada nuevo a las importadoras porque tengo harta mercadería acumulada, pero la venta ha disminuido en 75 por ciento. La gente sólo lleva algunos cuadernos, lápices y ya no les importa las figuras o diseño, llevan lo más barato. La gente tampoco tiene recursos”, dijo. 

Antes de la pandemia la demanda de material escolar y de escritorio era todo el año por las actividades académicas en los colegios y universidades, pero el panorama ahora es diferente.

Cuevas detalló que en 2019 los padres de familia compraban de las librerías listas completas de útiles escolares que sobrepasaban los 600 bolivianos, pero ahora ni siquiera llegan a los 100 bolivianos. “Las listas de material escolar de kínder y prekínder superaban los 600 bolivianos, pero ahora sólo son de 70 pesos”, dijo.

Esto también redujo las fuentes laborales del rubro, debido a que los comercios de material escolar solían contratar en enero, febrero y marzo personal adicional para la atención de los clientes.    

“Como venía gran cantidad de padres de familia con varias listas de útiles, en La Cancha y otros lugares se contrataba personal adicional para atender la demanda, ahora no sé cómo estarán haciendo”, dijo. 

Proveedores.

Según datos del INE, China es el principal proveedor de material escolar del país. De allí proviene el 40 por ciento del material escolar importado. De Brasil se compra el 20 por ciento, de Perú el 9 por ciento, mientras que Estados Unidos y Taiwan proveen cada uno el 6 por ciento.

En menores escalas, Colombia y México proveen cada uno el 2 por ciento. En tanto que Alemania, Japón, España, India, Chile, Italia, Argentina, el 1 por ciento. 

La venta de mochilas y uniformes escolares también ha disminuido. Más del 90 por ciento de las mochilas que importa el país son de China. Sin embargo, de países como Vietnam, Indonesia, Argentina y Bangladesh se importa entre 3 y el 1 por ciento.

Computadoras y celulares

 A diferencia del material escolar, las clases virtuales aumentaron la venta de computadoras y celulares. En las tiendas de la avenida Ayacucho, la venta se incrementó en 100 por ciento. 

Si antes se vendía cinco celulares al día, ahora se comercializa más de diez. Incluso, hay padres de familia que llevan hasta cuatro aparatos, dijo la dueña de una tienda.

La comerciante detalló que la población prefiere marcas cuyos precios oscilan entre 1.360 y 1.350 bolivianos. Aseguró que los precios subieron en 50 bolivianos por equipo.

Algo similar ocurre con la venta de computadoras. Luis Moreno, de la tienda Dual Red, indicó que, si antes vendía dos al día, ahora vende más de cuatro. Dijo que las ventas se centran en equipos con precios entre 3.500 y 4.500 bolivianos.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *