El drama por inundaciones en el municipio de Yapacaní no cesa. Entre el martes y el miércoles los equipos de rescate trabajaron para evacuar a más de 60 personas de las zonas afectadas y reportaron el fallecimiento de una persona. Los afectados tuvieron que caminar con el cadáver a cuestas más de 40 kilómetros para recibir ayuda.

Eso no es todo. La situación de los vecinos que se quedaron aislados por la crecida de los ríos en Yapacaní se agrava, ya que las aguas no bajan y los alimentos se acabaron hace días. Esto les obliga a realizar caminatas de entre 40 y 60 kilómetros hasta un cruce en el Sindicato San Juan y Yapacaní Primer Abanico.

Este cruce está ubicado a 150 km del área urbana de Yapacaní. Hasta allí deben llegar los equipos de rescate, tanto de la Gobernación como de la municipalidad, para darles las atenciones correspondientes y evacuarlos a lugares seguros donde pueden pernoctar.

Respecto a la persona fallecida, se sabe que realizaba trabajos en el campo cuando un rayo cayó sobre un árbol y este lo aplastó, quitándole la vida instantáneamente. Un grupo de 10 personas cargó el cuerpo durante varios kilómetros.

Hasta el momento son alrededor de 150 personas las que fueron rescatadas con operativos por agua, tierra y aire, donde participaron equipos de la Gobernación y de la Alcaldía, informó el responsable de la Unidad de Gestión de Riesgo, José Manuel Ignacio Fita.

Las familias reportan pérdidas en su producción y piden que las autoridades impulsen acciones para ayudar a la reactivación.

Alerta

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) emitió una alerta naranja con posibles rebalses hasta esta jornada, donde contempla al río Ichilo y afluentes secundarios ascensos.

El secretario de Desarrollo Productivo de la Gobernación cruceña, Luis Alberto Alpire, informó que en Yapacaní en el mes de enero cayeron 945 milímetros de agua por precipitaciones, y se convierte en un récord de los últimos 11 años.

Las últimas lluvias que se dieron en el Norte Integrado provocaron crecidas en los ríos Piraí e Ichilo, por lo que se pide a la población tomar las respectivas previsiones si es que las precipitaciones persisten; aunque se pronostica que los vientos continúen del sur, haciendo que predomine un clima cálido y seco.

Alpire indicó que la Gobernación está apoyando a los municipios declarados en desastre y han desplazado técnicos a San Carlos, Buena Vista y Yapacaní, para colaborarlos en la elaboración de documentación que establece la Ley N° 602 de Gestión de Riesgo, lo que permitirá emitir el decreto departamental de emergencia por lluvias y así apoyar con alimentos, vituallas , medicamentos. y lo que haga falta en las zonas afectadas.

El Senamhi también advierte posibles rebalses en el departamento de La Paz, en la zona Norte y Yunga. Además en sectores Chuquisaca, Potosí y Tarija.

De la misma manera emitió una alerta roja hasta el 5 de febrero anticipando ascensos de nivel con desbordes en la cuenca Mamoré, afectando a los departamentos de Beni y Cochabamba. En el primero se ven afectados los ríos Mamoré e Isiboro; mientras que en el segundo, los ríos Chapare, Ichóa, Eterazama, y otros secundarios.

Por: El Deber

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *