Unas imágenes publicadas por Merelize Van Der Merwe en su página de Facebook indignaron a los defensores de los derechos de los animales. La mujer, de 32 años, compartió dos fotos del regalo que le dio su esposo por San Valentín y por el que pagó $us 2. 100: el corazón de una jirafa que ella misma mató.

A pesar del rechazo que generó la publicación, Der Merwe defiende su actuación alegando que «matar a la jirafa es una forma de ayudar y salvar a las especies amenazadas en Sudáfrica», una afirmación que ha sido desestimada por los conservacionistas.

De acuerdo con información del medio The Mirror publicada el 20 de febrero, la mujer comenzó a cazar a los cinco años y ha matado hasta 500 animales, incluidos leones, leopardos y elefantes. Además dijo al sitio que para ella los grupos de derechos de los animales son una «mafia a la que no respeta» y defendió su postura respecto a la caza.

La mujer contó que desde el 2016 había buscado una jirafa negra de edad mayor para cazar como trofeo, pero ninguna ‘cumplía’ con sus expectativas. “Me encanta la piel y el hecho de que sea un animal tan icónico para África», dijo. En 2017 dio con un espécimen que lo consideró ideal pero uno de sus amigos cazadores mató al animal antes de que ella pudiese ‘comprar’ la vida de la jirafa.

Su ocasión llegó dos semanas antes del más reciente San Valentín cuando un amigo se comunicó con ella para decirle que tenía su jirafa deseada.

Según el medio, el amigo de la cazadora consiguió $us 2.118 para poder rastrear al animal en medio de unos arbustos y ultimarla con balas. En las imágenes que publicó se observa a la mujer posando con el cadáver de la jirafa y en otra con su corazón. «¿Alguna vez se preguntó qué tan grande es el corazón de una jirafa? ¡¡¡Estoy en la luna con mi regalo de San Valentín!!!», escribió.

Van Der Merwe mencionó también que planea usar la piel de su víctima de 17 años como alfombra y agregó que la muerte del animal «creó trabajo para 11 personas ese día» y «mucha carne para los lugareños».

Frente a las innumerables críticas, la mujer aseguró al medio que “si se prohíbe la caza, los animales perderán valor y desaparecerán. La caza ha ayudado a recuperar muchas especies al borde de la extinción. Las únicas personas que protegen a estos animales son los cazadores de trofeos».

Mark Jones, de la Fundación Born Free, dijo a The Mirror que las afirmaciones de los cazadores de trofeos de que están preocupados por la conservación de la vida silvestre son muy engañosas. «La caza de trofeos no es una herramienta de conservación, ni aporta fondos importantes a las comunidades locales”.

Por su parte, Elisa Allen, de Personas para el Tratamiento Ético de Animales, señaló que “alguien que mata a otro ser sensible, le corta el corazón y se jacta de ello, se ajusta a la definición de sociópata«. “Algún día, la caza de trofeos se incluirá como un signo de un trastorno psiquiátrico, como debería ser hoy», agregó.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *