Las autoridades de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) se concentraron en atender a las familias de los ocho fallecidos y tres heridos que lograron sobrevivir a la tragedia del martes. Ahora se prepara un informe sobre todos los problemas internos que arrastra la universidad y que provocaron este suceso que ya cobró la vida de siete universitarios.

Se están difundiendo algunas versiones que no son reales, nosotros somos muy responsables en cuanto se refiere a las investigaciones, queremos que sean transparentes y en su momento vamos a dar esa información”, dijo el asesor jurídico de esta casa de estudios superiores, Marco Antonio Hinojosa, cuando fue consultado sobre las denuncias de los propios estudiantes sobre las extorsiones desde la dirigencia estudiantil.

El martes en la mañana se produjo una avalancha humana que quebró las barandas del cuarto piso de esa universidad y provocó 11 víctimas. Hasta el momento son ocho fallecidos y tres tienen serias heridas y son atendidos en la clínica de la caja Cordes de La Paz.

Según las versiones de los estudiantes, todos los Centros de Estudiantes, que son las instancias dirigenciales en cada carrera, deben ser renovados anualmente

En 2020 no hubo elecciones por la pandemia y la cuarentena existente. A fin de año pidieron la renovación de estos centros, pero sus responsables postergaron las asambleas hasta 2021.

Relataron que estas instancias tienen problemas según el número de universitarios, cuantos más estudiantes mayor problema, y señalaron a la carrera de Derecho como la más conflictiva. Pero la pelea es por el dinero que pueden lograr en estos centros.

El dinero

La denominada “beca-comedor” es el principal sustento de todos, porque el estudiante que accede a este estipendio recibe un salario mínimo nacional cada mes, equivale a Bs 2.122 y los estudiantes que acceden al beneficio deben lograr un certificado del Centro de Estudiantes que avala que participa en las actividades de la universidad y que es una persona de escasos recursos.

Solo en Comunicación Social, cada paralelo tiene 90 alumnos y el 50% aproximadamente de ellos se benefician de la “beca-comedor”, por eso, explican los estudiantes, los dirigentes se pelean por ingresar porque ellos reciben del propio beneficiario un monto. 

La misma universidad asigna “un cupo” a estos dirigentes y estos “negocian” con los beneficiarios un porcentaje de ese dinero.

Las víctimas de estos manejos siempre son los universitarios del primer semestre dada su inexperiencia en la universidad y porque son muchachos que no conocen esa “dinámica”. 

No ocurre lo mismo con los estudiantes de segundo año y menos con los que se gradúan. Se solicita realizar una auditoría a estos centros y a la propia universidad, para conocer los manejos que existen.

Entierro

Ayer, los restos mortuorios de Anahí Chipana Lazo (21), Raúl Cadena Choque (21), ambos fallecidos de forma instantánea en la UPEA, y Genio Studer Mamani (21), el muchacho que llegó sin vida al hospital Holandés de la ciudad de El Alto, fueron enterrados cerca de las 19:00 en el cementerio Prados de Ventilla en la zona del mismo nombre.

Mientras en la morgue de la ciudad de La Paz era recogido el cuerpo de Leyla Suazo Machaca (21), la muchacha que llegó desde una provincia norteña de La Paz para estudiar en esta universidad. El cuerpo de la universitaria fue recogido por los padres en la tarde y pidieron llevarla a su natal Sorata, donde será sepultada.

La Policía aprehendió a siete de los dirigentes que convocaron a la Asamblea; anoche detuvieron a Wilson Quispe, el principal ejecutivo, y liberaron a los tres guardias de seguridad privada que habían sido arrestados la noche del martes. Hasta el momento no llamaron a declarar a las principales autoridades de la UPEA y estas se aprestan a presentarse.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *