Paraguay registró un nuevo récord de contagios de Covid-19, con 1.341 positivos y 21 decesos en 24 horas, anunció el Gobierno, sobre el que se han agudizado las críticas por falta de insumos en los centros de salud y la lentitud en conseguir vacunas para la población.

Con esas cifras, el total de contagios desde el primer positivo del 7 de marzo de 2020 asciende a 162.871 casos, mientras que el de fallecimientos a 3.239, informó el Ministerio de Salud en su reporte diario en redes sociales.

Los centros sanitarios del país también se encuentran al tope de su capacidad, con 1.103 hospitalizados, de los que 270 permanecen en unidades de cuidados intensivos, en tanto que los pacientes recuperados ascienden a 136.366.

El desabastecimiento de los hospitales públicos del país motivó este miércoles una protesta espontánea de enfermeros y médicos en Asunción ante la falta de medicamentos y material sanitario para los internados por el coronavirus y cuando la población sigue sin ser vacunada.

Los trabajadores de blanco del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente (Ineram) marcharon frente a la sede del centro, el principal en la lucha contra la Covid, después de que su director, Felipe González, presentara su renuncia verbal al cargo.

La falta de medicamentos, principalmente las que se emplean para mantener sedado a los pacientes intubados, ha sido denunciada desde hace varias semanas por médicos, algo que el Gobierno atribuye a la alta demanda global de esas drogas.

A ello se ha sumado el malestar ciudadano por la lenta entrega de las vacunas, limitada a una remesa de 4.000 dosis de la Sputnik V reservada para el personal sanitario de la «primera fila» en el combate a la Covid.

Paraguay sigue a la espera de un millón de dosis, procedentes de Rusia, y de los 4,3 millones acordadas a través del mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuyo primer envío se espera para mediados de este mes.

Ante ese panorama, el presidente del Partido Liberal, el mayor de oposición, Efraín Alegre, afirmó ayer a través de un video que «no podemos permanecer callados ante tanta indignación, ante tanto padecimiento de las familias».

Y aseveró que se ha llegado a «un sistema de salud colapsado, sin insumos, sin medicamentos, sin vacunas», no por culpa de la gente «como se quiere plantear desde el Gobierno» sino por culpa de «la corrupción, la ineficacia y la inutilidad de un Gobierno de pillos».

Y es que en marzo de 2020 el Gobierno de Mario Abdo Benítez, del conservador Partido Colorado, obtuvo la aprobación de un crédito de 1.600 millones de dólares para hacer frente al coronavirus, pero las licitaciones y las compras se vieron empañadas por denuncias de corrupción.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *