Tras el ataque de una jauría de perros a Felisa, de 57 años, en la zona de Pucara, la Policía Forestal y Preservación del Medio Ambiente (Pofoma), informó ayer que el dueño del can fue aprehendido.

El policía de Pofoma, Yuvier Portugués, señaló: “El propietario del can que ha producido más lesiones en la señora ha sido aprehendido. Vamos a verificar cuántos canes más han producido estas lesiones y en base a eso vamos a identificar más perros de ese tipo de peligrosidad”.

Tras el incidente, la Unidad de Zoonosis de la Alcaldía  hizo una inspección a la zona y se llevó al menos 10 canes considerados peligrosos, en Pucara Grande, al sur de la ciudad, para que sean evaluados durante 14 días.

Entre los perros capturados se atrapó a dos de raza rottweiler que son considerados peligrosos.

La hija de Felisa, Celia Oruro, señaló que el estado de salud su madre es crítico y denunció negligencia por parte de los propietarios del can al momento de auxiliarla después del ataque.

“Pido justicia. Mi mamita está muy mal, puede llegar a morir. Tiene suturas en varias partes del cuerpo. Mi mamá suplicó que le lleven al hospital y ellos no quisieron”, dijo Celia Oruro.

Además, indicaron que ya erogaron más de 1.600 bolivianos en los gastos de curación y que tienen que cumplir con la vacunación antirrábica por prevención. 

La propietaria  de uno de los canes de la jauría manifestó que intentó colaborar con la víctima, pero sus familiares la llevaron a otro centro hospitalario.

El director de Zoonosis, Javier Rodríguez, señaló que hace dos semanas se hizo la vacunación antirrábica en la zona y que se perifoneó, pero estos propietarios no llevaron a sus perros. Presentaron un certificado de vacunas de 2018.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *