“Nos iremos respetando por favor”, pidió el exsargento de la Policía Ismael Marquina, en una conferencia de prensa convocada por él para explicar sobre su “designación” como inspector en la Dirección General de Registro, Control y Administración de Bienes Incautados (Dircabi).

Marquina fue detenido y enviado al penal de El Abra en noviembre de 2019 denunciado por vender armas y granadas de gas lacrimógeno a sectores afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) durante los conflictos en respaldo a Evo Morales. Posteriormente, fue dado de baja de la Policía por abandonar sus funciones en la entidad e ir a bloquear con los sectores movilizados del trópico.

El expolicía informó ayer que, evidentemente, fue acusado por el Ministerio Público por tráfico de armas, por presuntamente haber vendido armamento y gases lacrimógenos a simpatizantes del MAS en 2019, y que la audiencia de juicio oral por este caso se iniciará el 28 de mayo.

“La justicia determinará si soy culpable o no, pero por ahora no tengo antecedentes”, aseguró.

Con relación a su baja de la Policía, dijo que ésta no es definitiva, porque no tuvo derecho a defenderse y que todo fue manipulado por el gobierno transitorio.

Marquina aseguró que solicitó un trabajo en el Ministerio de Gobierno como cualquier otro ciudadano, y que no goza de ningún beneficio político.

En otra parte de sus declaraciones dijo que había sido invitado a ocupar el cargo en Dircabi, y a la pregunta de si cumple con los requisitos para ejercer el cargo de IV Inspector, dijo que su experiencia como expolicía es suficiente, y que cualquier ciudadano puede ocupar ese cargo.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *