Una tercera mujer acusó este lunes al gobernador de Nueva York de acoso sexual, horas después de que el otrora poderoso demócrata habilitara formalmente la investigación de dos denuncias similares por parte de dos ex empleadas.

Anna Ruch, de 33 años, que a diferencia de las anteriores denunciantes nunca fue su colaboradora, relató al diario The New York Times que Cuomo le preguntó, en una boda en 2019, si podía besarla. Antes, había colocado su mano en la parte baja de su espalda, que luego ella se la retiró.

Cuando ella le quitó la mano, recordó Ruch, el gobernador comentó que ella parecía “agresiva”, y le puso las manos en las mejillas. Preguntó si podía besarla, lo suficientemente fuerte como para que un amigo que estaba cerca lo escuchara. Ruch se alejó cuando el gobernador se acercó.

“Estaba tan confundida, conmocionada y avergonzada”, dijo al diario. “Giré la cabeza y me quedé sin palabras”.

El nuevo testimonio complica aún más las cosas para el gobernador de 63 años, blanco de críticas, incluso desde su propio partido, tras constituirse temporalmente una estrella nacional por su manejo de la pandemia en 2020.

La denuncia pública de Ruch se suma a la de de Charlotte Bennett, una ex colaboradora de Cuomo que dijo que este la había acosado sexualmente el año pasado, y la de Lindsey Boylan, una ex asesora que describió un contacto físico no deseado por parte del gobernador.

Por Condori Luis Pedro

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: