Noruega anunció este lunes la muerte de una profesional sanitaria de menos de 50 años a causa de una hemorragia cerebral y que había recibido una inyección de la vacuna anticovid de AstraZeneca, aunque no se comprobó que ambos hechos guarden relación.

Es el segundo caso de este tipo reportado en unos días en el país nórdico, que suspendió «por precaución» la vacuna desarrollada por el laboratorio anglo-sueco.

El sábado, las autoridades sanitarias noruegas informaron de la hospitalización de tres miembros del personal sanitario aquejados de trombocitopenia (cantidad anormalmente baja de plaquetas en sangre), hemorragias y coágulos sanguíneos.

Presentados como relativamente jóvenes, todos se habían vacunado con una primera dosis del inmunizante de AstraZeneca.

Uno de ellos, una mujer de menos de 50 años y que estaba «bien de salud», murió el domingo a raíz de una hemorragia cerebral, indicaron las autoridades sanitarias.

«No podemos descartar ni confirmar que esto tenga algo que ver con la vacuna», declaró un responsable de la Agencia noruega de medicamentos, Steinar Madsen, en una rueda de prensa.

Otra trabajadora sanitaria de unos 30 años murió el viernes en Noruega, diez días después de haber recibido la misma vacuna. En Austria y en Dinamarca también se notificaron decesos.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) trata de averiguar si esos decesos están relacionados con la vacuna. El viernes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró que no existen «razones para no utilizar» esa vacuna.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *