El refugio municipal protege a más de 100 animales silvestres que han sido rescatados del maltrato y el comercio ilegal. El lugar, ubicado en la laguna Alalay, es un nuevo hogar para muchos que buscan volver a su hábitat. 

Con motivo del Día Mundial de la Vida Silvestre, que se recuerda cada 3 de marzo, el secretario de Desarrollo Sustentable, Elvis Gutiérrez, ponderó el trabajo de los veterinarios y técnicos que están al cuidado del refugio sin importar feriados ni pandemia. 

“Son aproximadamente 100 mil bolivianos al año que el municipio destina para que los 135 animales que están en el refugio tengan la alimentación pertinente para su recuperación”, declaró Gutiérrez. 

El refugio trabaja en coordinación con otras instituciones para que los animales puedan retornar a su hábitat. Con la Gobernación se coordina enviarlos a parques. 

Sin embargo, los animales más maltratados ya no pueden volver a su hábitat. “El regreso es imposible a veces porque el daño que les hace el ser humano es irreversible”, dijo. 

Con motivo del Día Mundial de la Vida Silvestre, se pidió a los niños que no pidan como mascotas a estas especies, sino que opten por animales domésticos. 

Los animales más maltratados suelen ser los monos. Pero uno de los últimos rescates es el de un tucán con una pata lastimada, que estuvo en una jaula muy pequeña. “Sus alas, su colita están cortadas, seguramente aleteaba en una jaula pequeña y está mal. Los veterinarios lo están atendiendo para que recupere”, explicó. 

Gutiérrez dijo que los operativos para evitar el comercio de animales silvestres en los mercados y otros sitios continuarán para proteger a estas especies.

Por Condori Luis Pedro

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: