En una junta médica que evaluó la salud de la expresidenta Jeanine Áñez, el médico particular de la exmandataria, y el de Régimen Penitenciario coincidieron en que ella atraviesa por un cuadro severo de infección urinaria. Acordaron de palabra que desde hoy le aplicarán antibióticos de alta gama y coincidieron en que debería salir a un hospital. Pero, el internista del penal no quiso anotar esa conclusión por escrito, lo que causó la molestia y los dos galenos abandonaron la reunión.

Ni los abogados, ni la familia pudieron ingresar a esa reunión que se realizó esta tarde al interior de la cárcel de Miraflores, en la zona norte de La Paz. La reunión fue convocada por el galeno interno del penal, Wílder Huanca, quien se opuso a registrar las conclusiones por escrito. El médico de Régimen Penitenciari(que por la mañana emitió un comunicado que señalaba que Áñez no saldrá del penal), Ramiro Gutiérrez, y el de cabecera de la expresidenta, Favel Angles, (este último recomendó su internación inmediata), salieron de la reunión.

La coincidencia verbal fue que se le debe administrar antibióticos de alta gama por vía endovenosa de inmediato, y que ese tratamiento debía iniciarse hoy mismo. Además, ambos opinaron que Áñez debe ser trasladada a un hospital. Huanca no quiso poner eso por escrito, se generó la molestia, y terminó la reunión.

Áñez presenta un cuadro de infección urinaria con fiebre, dolores intensos en el vientre, además de una descompensación en su ritmo cardiaco.

Por Condori Luis Pedro

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: