Surge un nuevo conflicto. El Ministerio de Defensa y la Diócesis de San Ignacio de Velasco se disputan la propiedad de un cerro del mismo nombre, ubicado en el predio Chihuahua. La cartera del Estado prometió una indemnización justa, mientras que los clérigos denuncian un intento de acallar la voz de los medios católicos.

De acuerdo a una denuncia realizada por la Diócesis ignaciana, el Ministerio de Defensa procedió a expropiar este predio, donde se encuentran instaladas las torres de transmisión de una radio y un canal de televisión.

“La Diócesis luchará para defender sus intereses y derechos, pero es posible y probable que en cualquier momento interrumpan nuestras transmisiones”, dice el comunicado leído por monseñor Ricardo Flock.

No obstante, mediante un comunicado de prensa, el Ministerio de Defensa indicó que este proceso no busca acallar la transmisión de los dos medios de comunicación.

En la nota de prensa oficial del Gobierno se confirmó la expropiación de estos terrenos para la instalación de radares dentro del proyecto “Sistema Integrado de Defensa Aérea y Control de Tránsito Aéreo” (SIDACTA), con la finalidad de controlar, vigilar y defender el espacio aéreo boliviano.

 “Queremos informar de manera categórica que no existe ninguna intención de hacer retirar la antena, ni la repetidora del canal de televisión y mucho menos de afectar la transmisión de estos medios de comunicación”, sostiene el comunicado de prensa.

Incluso desde este ministerio indicaron que se inició el proceso de expropiación por no tener claro el derecho propietario del predio, y adelantó que se procederá a una justa indemnización, una vez se verifique quién es el dueño del terreno.

Mediante otro comunicado, monseñor Robert Flock, obispo de San Ignacio de Velasco, sostuvo que no pueden confiar en la postura estatal porque el titular de esta cartera de Estado se comprometió a presentar un documento en el que se garantizaría el normal funcionamiento de los medios.

Además, dijo que el 26 de febrero del 2019 el ministerio solicitó permiso para instalar los radares.

Sobre las observaciones hecha por el ministerio sobre el derecho propietario del terreno, el clérigo informó que los terrenos fueron comprados en 2008  “al señor Hugo Tarrazona Suárez, dueño de la propiedad ChihuahuaNo hay ningún conflicto de derecho propietario, como sostiene el señor ministro”.

“¿Si no fuésemos propietarios, entonces, por qué nos pidieron la autorización para entrar en los predios que firmé el 26 de febrero del 2019?”, observó el religioso.

Por Condori Luis Pedro

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: