Israel y las milicias palestinas no mostraron ayer ninguna contención, pese a la muerte de civiles y las llamadas internacionales, e intensificaron durante este tercer día los ataques que encaminan este nuevo enfrentamiento a una cuarta guerra.

Los cohetes desde el enclave -más de un millar, la mayoría interceptados o fallidos- mataron ayer, según el servicio de emergencias israelí United Hatzalá, a un niño de seis años, elevando a siete las víctimas en Israel. En Gaza, 65 palestinos han muerto desde el lunes, entre ellos 16 niños.

Según el digital Ynet, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, habría confirmado ayer al gabinete de seguridad que rechazó una propuesta de Rusia para alcanzar un alto el fuego. Además, el mismo medio informó de que el gabinete aprobó este miércoles un plan para intensificar los ataques sobre las milicias palestinas en el enclave.

Por otra parte, el movimiento islamista Hamás, que gobierna en Gaza, aseguró que no aceptará una tregua hasta que paren los bombardeos. El número dos de la organización, Salah al Arouri, dijo ayer en una entrevista con el canal de televisión Al Aqsa TV que los cohetes y misiles disparados en los últimos días son «existencias viejas» de las cuales querían deshacerse y que aún no han disparado el arsenal más nuevo.

Los bombardeos israelíes, que incluyeron una operación de inteligencia contra «el mando militar supremo» de las Brigadas al Qasam, el brazo armado de Hamás, costaron la vida al comandante de la ciudad de Gaza, Bassem Issa.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *