A dos meses de estar detenida preventivamente, el abogado de la expresidente, Jeanine Áñez, Luis Guillén, afirmó este jueves que los derechos de su defendida fueron vulnerados desde el principio y que se agudizaron en las semanas venideras al no darle la atención médica que requería y prohibiendo las visitas de familiares y amigos.

“Con la detención preventiva, al día de hoy, no se está cumpliendo la finalidad por la que presuntamente fue otorgada. Evidentemente desde el momento en que se busca a la persona que no competente (la jueza que dictó la detención) ha existido vulneraciones a sus derechos humanos”, dijo en contacto con Brújula Digital.

Remarcó que las vulneraciones aún existen y que son en todos los ámbitos de los Derechos Humanos que la exmandataria goza al ser una “detenida preventiva”.

“Ella está entrando al segundo mes de su detención preventiva, dentro de los cuales el Ministerio Público no ha realizado los actos investigativos por los cuales han solicitado la detención de la expresidente. Hasta el momento no han presentado ninguna prueba por parte del Ministerio Público. Y que soliciten el congelamiento de cuentas (económicas) y de las anotaciones de los bienes inmuebles, se habla de vulneraciones de los Derechos Humanos”, manifestó.

Indicó que, cuando se le negó a la expresidenta salir a un hospital para ser atendida, se constituyó otra vulneración a sus derechos, y cuando impedían que personas la visitarán, estaban obstaculizando el derecho que tiene todo recluso.

“También en su estado de salud, lo complejo que ha sido de que ella reciba los tratamientos adecuados dentro del penal (…) y cuando se le privó de las visitas también fue otro acto de vulneración, porque la norma dice claramente que una persona con detención preventiva debe tener tres visitas a la semana, cosa que no se cumple”, manifestó el abogado.

El viernes 12 de marzo a altas horas de la noche, la expresidenta Jeanine Áñez fue detenida por la Policía y posteriormente trasladada en horas de la madrugada del sábado a celdas de la ciudad de La Paz, por el supuesto caso de “golpe de Estado” e implicaciones de “terrorismo”. Sin embargo, luego de presentar un cuadro médico delicado en el penal de Obrajes, fue llevada a la cárcel de Miraflores para ser tratada por los médicos del lugar.

Al respecto, hace una semana, las reclusas del penal de Miraflores denunciaron que Áñez tenía privilegios en su trato dentro de la cárcel; sin embargo, el abogado Guillen desmintió tal afirmación y dijo que una diputada fue al reclusorio para recoger firmas y sacar una resolución que denunciaba tal situación que no ocurría.

“Con respecto a la queja de algunas reclusas, una diputada de apellido Quispe vino y organizó a unas cuatro personas del penal y esas personas junto a la diputada, empezaron a gestionar para buscar en la cárcel a gente y no sé con qué promesas, y obtuvo las firmas de unas cuatro personas que hicieron una supuesta resolución y pues, no existió tal cosa, y sabemos que las prisiones no se manejan bajo formas sindicales. La diputada vino y organizó que algunas privadas de libertad firmaran esa resolución”, señaló Guillen.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *