Las bancadas de oposición en la Cámara de Senadores, Comunidad Ciudadana (CC) y Creemos, ratificaron su adhesión y “apoyo absoluto” a la resolución del Parlamento Europeo sobre Bolivia, en la que se condenó la detención “arbitraria e ilegal” de la expresidenta Jeanine Áñez y exministros y pidió su inmediata liberación.

Asimismo, expresaron su “rechazo absoluto y disidencia” a la resolución camaral, aprobada por la mayoría del Movimiento Al Socialismo (MAS) el pasado 5 de mayo, que objeta el pronunciamiento del Parlamento Europeo (PE).

Ese mismo día, los opositores también se pronunciaron en esa sesión, rechazando la declaración del oficialismo, pero el documento recién se conoció ayer, y fue oficializada a través de una carta dirigida al presidente del Senado, Andrónico Rodríguez.

“Manifestamos y dejamos constancia formal de nuestro rechazo absoluto y disidencia a resolución camaral que expresa críticas y observaciones por supuestos fines intervencionistas a las recientes actuaciones del PE y de sus recomendaciones en relación a la crítica situación jurídica y política sobre aprehensiones ilegales y arbitrarias que se están ejecutando en Bolivia, traducidos en abuso de mecanismos judiciales que nuevamente se han transformado en instrumentos represivos del partido de gobierno”, menciona.

Además, el PE demanda “un marco de justicia transparente e imparcial, sin presiones políticas”, e insta a las autoridades bolivianas a que “presten toda la asistencia médica necesaria para garantizar su bienestar”.

La mayoría del MAS consideró la resolución del Europarlamento como una injerencia, por lo que pide respeto a la soberanía, independencia y autodeterminación del pueblo boliviano.

La resolución camaral aprobada por la mayoría del MAS en el Senado solicita a la Unión Europea (UE) que investigue, evalúe y reconduzca el rol de determinados representantes políticos y diplomáticos de la UE en Bolivia, en el surgimiento de los conflictos y convulsión social de 2019, que posibilitó el supuesto golpe de Estado de ese año.

Situación de Áñez

En tanto se debate esta situación, la expresidenta Áñez cumplió dos meses de estar detenida preventivamente, en principio, en el Centro de Orientación Femenina de Obrajes (COF) y posteriormente en el penal de orden cerrado de Miraflores.

El abogado de la exmandataria, Luis Guillén, señaló que los derechos de su defendida fueron vulnerados desde un inicio, con la prohibición de atención médica y visitas de familiares y amigos.

“Con la detención preventiva, al día de hoy, no se está cumpliendo la finalidad por la que presuntamente fue otorgada. Evidentemente, desde el momento en que se busca a la persona no competente (la jueza que dictó la detención), han existido vulneraciones a sus derechos humanos”, refirió en contacto al portal Brújula Digital.

Mencionó que el Ministerio Público no ha realizado los actos investigativos por los cuales han solicitado la detención de la expresidenta. “Hasta el momento no han presentado ninguna prueba por parte del Ministerio Público”, indicó.

Áñez es una “presa política”

El diputado de Comunidad Ciudadana (CC) Carlos Alarcón señaló que en el caso por presunto “golpe de Estado”, que le sigue el MAS a la expresidenta Jeanine Áñez a través de una exdiputada, es para mostrarla como un “trofeo de guerra” y que actualmente es una “presa política”.

“Este es el nivel de iniquidad al que está llegando el sistema de fiscalía y de justicia penal y que prácticamente nos pone a todos, como se decía antes en épocas de la dictadura, con el testamento bajo el brazo”, lamentó Alarcón. La senadora de Creemos Centa Rek recordó que la resolución del Parlamento Europeo ha puesto al gobierno de Luis Arce ante la mirada del mundo por las vulneraciones a los derechos humanos y atentados contra la democracia.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *