“Juan Pablo Pastor, el Beni esta con vos”, “Juan Pablo Vicario, ya eres Trinitario”, coreó la comunidad católica. El sumo pontífice habló de la responsabilidad de rehacer los caminos del bien, la justicia y la paz

Trinidad/Ignacio Jare Ychu.- “Juan Pablo Pastor, el Beni esta con vos”, “Juan Pablo Vicario, ya eres Trinitario”, así coreó la comunidad católica al rememorar de la visita del Papa Juan Pablo II, realizado un 14 de mayo de 1988. Según La Palabra del Beni, en aquella oportunidad, hace 33 años, el sumo pontífice reiteró la responsabilidad de rehacer los caminos del bien, la justicia y la paz.
“He querido encontrarme de forma especial con vosotros habitantes de esta tierra, pueblos de los valles, de los llanos, de la selva y del chaco”, manifestó en aquella ocasión el sucesor de San Pedro en el aeropuerto Jorge Henrich, ante una multitud que llegó de diferentes partes del Departamento y el país.
Expresó que su autoridad, llegaba a Bolivia siguiendo las huellas de aquellos misioneros que hace más de tres siglos, llegaron a las tierras benianas, predicando el evangelio, misioneros que junto a sus colaboradores, trajeron posibilidades de mejorar las condiciones de vida de las familias.
El monseñor Julio María Elías en la visita del sumo pontífice llevaba un año de obispo del Beni, le dio la bienvenida y recuerda que el Santo Padre se conmovió cuando la multitud exclamó con júbilo “Papa Vicario, ya eres Trinitario”, o cuando el himno entonado por la población profirió “Sembrador de Justicia y Esperanza”. A criterio suyo, fueron frases auténticas, pues no solo los nacidos en Trinidad, son trinitarios, sino todos por el bautismo.
“Recibimos al sembrador de justicia y esperanza, frase que tuvo conexión con las Palabras del Presidente de la República de aquel entones Víctor Paz Estensoro: “Bolivia se nos muere”. El Papa vino a inyectar vida a la patria, para que siguiendo su palabra, se pueda vivir como cristianos y también como ciudadanos, apuntó.
Relató que la experiencia vivida, se transformó en un inmenso gozo, pues la iglesia y la feligresía católica se sentía agradecida por la visita. Todos querían que él, se haya sentido como en casa. Con ello los cristianos comenzarían a crecer en la fe, la esperanza y en el amor.
Cuando el Papa habló en mojeño trinitario, dio a entender que la fe se encarnó dentro de esa realidad viviente, dado que la lengua está dentro de las manifestaciones culturales. Indica por tanto, que la paz del Señor está con todos los cristianos, subrayó.
Dentro del mensaje, el monseñor Julio María Elías identificó el referido a la familia, familia basada en el sacramento del matrimonio, el cual debe vivir en completa fidelidad y unidad en torno al amor. El otro mensaje, fue el referido al trabajo. Pidió que todos sean personas de trabajo, no ser ociosos y pensar que otros tienen responsabilidad con nosotros.
En un tercer mensaje, el Papa reflexionó que las personas no deben dejarse llevar por las cosas mundanas: la bebida, por tratarse de una realidad que causa desastre en las familias, en otras palabras, vivir fuera de una racionalidad.
A criterio del monseñor Julio María Elías, además de estos apuntes, la visita de Juan Pablo II, tuvo su efecto en las vocaciones sacerdotales, por ejemplo, toda vez que a partir de 1995 se multiplicaron los sacerdotes nativos, hoy 9 en total, antes solo se disponía de Adán Bravo Mendoza (+).
Notó además, que a partir de dicha visita, se fortalecieron los grupos dentro de la comunidad cristina: Cursillos de Cristiandad, Legión de María, Orden Franciscana Seglar, Socios de los Sagrados Corazones de Jesús y María, El Neo Catecumenado y otros que trabajan de manera directa con la comunidad. Todos ellos discípulos misioneros, para que las familias de los pueblos en Jesucristo tengan vida.
Tras abordar pasajes de la visita del pontífice a Trinidad, el prelado en jubilación o emérito, dijo sentirse bendecido por el Señor, pues sigue con el entusiasmo de entregar su vida por la iglesia en el Beni, llevando siempre el mensaje de que Jesucristo es el único camino que conduce al Padre, verdad que nos hace libre y vida que colma de alegría para todos los benianos.
“Yo estoy identificado plenamente con el Beni y Bolivia, país donde estoy desde el año 1969 vale decir 52 años conviviendo con la gente. En Trinidad desde el año 74.
Refirió que la visita de Juan Pablo II a la ciudad de la Santísima Trinidad, fue organizada con anticipación, pues a pedido de la misma autoridad del Vaticano,  quería vivir un encuentro con los misioneros y con las minorías étnicas de Bolivia.
A palabras del sumo pontífice, la búsqueda del bien común con la doctrina de la iglesia, adopta como criterio prioritario la preocupación por los más desposeídos y necesitados, aquellas personas que se encuentran en medio de dificultades insuperables.
La fe cristiana y los desafíos de la realidad, invita a todos, encarar con valentía y creatividad la necesidad de introducir cambios profundos en las estructuras sociales. (La Palabra del Beni)

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *