Washington |

La falta de combustible en las gasolineras se está extendiendo por una zona que va del sur de EEUU a los estados centrales de la costa atlántica, luego de un ciberataque que obligó a cerrar la mayor tubería de gasolina del país. Virginia y Washington, D.C., son algunas de las zonas más golpeadas.

El servicio de monitoreo GasBuddy.com mostró ayer que 86 por ciento de las gasolineras en Washington, D.C., estaban sin combustible, así como más de la mitad en Virginia y 42 por ciento en Maryland. Más de 70 por ciento de las gasolineras en Carolina del Norte se quedaron sin combustible y más de la mitad en Georgia y Carolina del Sur.

El dueño de una estación en Virginia dijo que el problema eran las compras masivas inducidas por pánico.

«Es un frenesí», dijo Barry Rieger, dueño de una gasolinera en Burke, Virginia, en declaraciones a WJLA-TV.

La empresa Colonial Pipeline, con sede en Georgia, reportó ayer un «avance sustancial» en la resolución del cierre causado por el hackeo de su red.

Dijo que las operaciones se habían reiniciado y que se estaban haciendo entregas de gasolina en todos sus mercados.

Tomará «varios días» para que todo regrese a la normalidad y algunas áreas pudieran experimentar «interrupciones intermitentes del servicio durante este período», según la compañía.

En el autódromo Dixie Speedway en Woodstock, Georgia, todos los vehículos de mantenimiento y seguridad estaban siendo abastecidos antes de las carreras de los dos sábados próximos, pero «todas las gasolineras cercanas -en un radio de una milla de nosotros- se quedaron sin gasolina», dijo Mia Green, gerente general de la pista.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *