La presidenta de la comisión de Economía Plural de la Cámara de Diputados, Lidia Tupa (MAS), dijo que el área reservada para su exploración en Charagua, a favor de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), no es un área protegida como anunció la oposición, a quienes adjudicó «una mala intención» al respecto.

«Nuestro reglamento da, a la Cámara de Diputados, la atribución de autorizar la modificación de contratos petroleros. El área reservada en Charagua no es un área protegida como pretende confundir la oposición, que tiene una mala intención al respecto o interpreta de manera equivocada el asunto», dijo.

Por su parte, el subjefe de la bancada nacional del MAS-IPSP, Jhonny Pardo, en conferencia de prensa en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) desmintió la información y dijo que se trata de confundir a la población.

«Ellos (los opositores) mencionan que la ley aprobada es inconstitucional. Nosotros queremos mostrarles a los colegas de la oposición el artículo 362 que, en el numeral 2, dice bien claro que los contratos de exploración y explotación de los hidrocarburos deben contar con autorización expresa de una ley. Por lo tanto, no hay vulneración a la norma y, además, el artículo 152, en el numeral 12, obliga a diputados y senadores a autorizar y aprobar estos contratos», señaló.

Durante su participación en el pleno de la Cámara de Diputados, que aprobó en pasados días el proyecto de ley que modifica el contrato de servicios petroleros para la exploración y explotación de áreas reservadas a favor de YPFB, el ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina, explicó que en la primera fase exploratoria se realizaron estudios de sísmica 3D con «buenos resultados», previa consulta y compensación a las comunidades aledañas al área de trabajo, además de la respectiva licencia ambiental.

La segunda fase exploratoria involucra la perforación de un pozo con el objetivo de dar con un reservorio estimado en 2,1 trillones de pies cúbicos (TCF, por sus siglas en inglés) de gas natural. YPFB Chaco S.A. y YPF de Argentina encararon esa fase de forma conjunta e iniciaron en 2018 las gestiones para ajustar el contrato.

El éxito exploratorio de ese proyecto se traduce en ingresos para el país, una reposición de reservas de 2,1 TCF, con ingresos de $us 9.653 millones por renta petrolera y un incremento de la producción de 6,1 millones de metros cúbicos día de gas natural; es decir la mitad del consumo nacional, señala una nota de prensa.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *