Una final, un partido sin vuelta atrás, se divisa en el estadio Hampden Park de Glasgow al que se aferran tanto Croacia como Escocia para intentar alargar hoy (15:00 HB) su porvenir en la Eurocopa.

Es el encuentro de Glasgow la última oportunidad para el conjunto balcánico hasta ahora lejos de las expectativas generadas por su condición de subcampeón del Mundo. Y es, sin embargo, una ocasión única para Escocia, que por primera vez en la historia de la competición puede atravesar la fase de grupos.

Las dudas invaden a Croacia. La euforia estimula a Escocia. Dos estados de ánimo generados por el distinto desempeño de ambos en lo que va del torneo. Mientras el cuadro croata no ha podido ni con Inglaterra ni con la República Checa, el combinado escocés mostró buena imagen en su estreno y el 0-0 ante Inglaterra.

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: