Ante la poca asistencia a los puntos de vacunación contra la Covid-19 en ciudades con gran incidencia de casos como Cochabamba, Santa Cruz, La Paz y Trinidad, se identifican tres razones.

El exministro de Salud y actual secretario de esa área en el municipio de Cochabamba, Aníbal Cruz, expresó hay al menos tres factores que están provocando que las personas no acudan a vacunarse.

Primero, “no se ha disminuido el grupo etario (mayores de 40 años), probablemente, cuando se disminuya la afluencia va a ser mayor”.

Segundo, “las personas están desinformadas por corrientes que dan una información sesgada, que indican que las vacunas hacen mal. Esto hace que la gente desconfíe. Además, la competencia entre empresas de vacunas, que lanzan mala propaganda y la población tiene susceptibilidad de vacunarse”.

Tercero, “no existe una regularidad en las vacunas, porque la provisión no es regular”.

Expresó que, con la apertura que demostró el Gobierno para que las alcaldías y gobernaciones adquieran los biológicos, se podría comprar el total de vacunas.

“La solución se da con la inmunidad de rebaño y reforzando la vacuna. Eso hace que disminuyan los contagios y se rompa la cadena de transmisión”, dijo. Sólo así las personas se convierten en una barrera contra el virus.

En Cochabamba, las filas de los primeros meses para vacunarse contra el virus desaparecieron esta semana, los espacios estaban vacíos. En tanto, en Trinidad, de aplicar mil vacunas al día, pasaron a 100. Se espera que al bajar el grupo etario de 40 a 30 años mejore la afluencia.

El epidemiólogo Rodrigo Arce explicó es que otra causa para que las personas no acudan a vacunarse es que no se cuenta con datos de cuántos ya se han inmunizado por sectores.

“Es un error no tener registrado el lugar de vacunación, para luego tener una mejor estrategia para llegar a vacunar a todos”, dijo.

Luego, hay una falta de información diferenciada para los públicos, zonas y diversidad de medios.

Además, mencionó que “hay una resistencia a las vacunas de ciertos sectores que desde el inicio de la pandemia han decido ignorarla; ahí hay que hacer énfasis en la educación”, explicó.

Otro factor que influye es que las personas más empobrecidas que no tienen acceso a los servicios de salud no buscan la vacuna. “Tal vez no pueden llegar temprano a los centros o no ven la necesidad, por tanto, su acceso es limitado”, dijo.

Arce remarcó que “la pandemia no va a terminar hasta que tengamos una vacunación amplia sin importar cuántos hospitales o camas de UTI se abran”.

Cobertura

El Ministerio de Salud reportó que se vacunaron con la primera dosis 1.634.281 personas en Bolivia y 577.200 con la segunda. El 23 de junio se prevé la llegada de un millón de dosis de Sinopharm, de China.

SEGUNDA Y TERCERA OLA DE CORONAVIRUS

La pandemia se comporta de diferentes formas en el país. “Hay departamentos que están en ascenso, otros en la meseta y otros que recién están entrando a esa meseta”, dijo Cruz.

Explicó que eso se debe a que no terminamos la segunda ola y ya empezó la tercera, que es muy dura, porque hay más muertos que la segunda, debido a que el virus está mutando.

Dijo que las cuarentenas mixtas ayudaron a paliar los contagios, pero no a bajar. Lo que preocupa es la aparición de una nueva variante, la Delta, que se complique con las enfermedades del invierno, como la influenza y la pandemia se potencie.

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: