Humberto Belli fue uno de los tantos perseguidos de este mes por el régimen del presidente nicaragüense Daniel Ortega

Humberto Belli, exministro de Educación y hermano de la laureada escritora nicaragüense Gioconda Belli, salió del país centroamericano en medio de una ola de arrestos a opositores al gobierno y aspirantes a la presidencia, a cinco meses de las elecciones, informaron este viernes su familiares

Las autoridades nicaragüenses dictaron el jueves orden de arresto a Belli, quien no acudió a la Fiscalía que investiga a directivos de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), un centro de pensamiento sobre la coyuntura socio-económica.

«En otro país, mi hermano habría ido a la Fiscalía a defender su inocencia, pero en éste donde te condenan sin razón, ni juicio, hizo bien en prevenir e irse del país«, dijo Belli al responder a un mensaje de solidaridad de la activista de derechos humanos, Bianca Jagger.

Belli fue ministro de Educación durante el gobierno de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997) y es un férreo crítico del gobierno del socialista Daniel Ortega.

Según la Fiscalía, se investiga a Funides y sus juntas directivas, por tener «indicios de que han atentado contra la sociedad nicaragüense y los derechos del pueblo (…) y por haber recibido recursos económicos financiados por fuentes extranjeras».

Los arrestos a opositores comenzaron el 2 de junio con la detención de la aspirante presidencial Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997), a quien acusan de lavado de activos.

También están detenidos el exdiplomático Arturo Cruz, el politólogo Félix Maradiaga y el economista Juan Sebastián Chamorro, primo de Cristiana.

Además de los precandidatos están detenidos 12 opositores, entre estos destacados miembros de la disidencia sandinista, líderes de la sociedad civil, empresarios y dos extrabajadores de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCH), que presidía Cristiana.

Ortega, 75 años, y líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN-izquierda), en el poder desde 2007, es acusado por sus adversarios de autoritario,nepotismo y no descartan que busque un cuarto mandato sucesivo en los comicios del 7 de noviembre.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en un comunicado expresó «su enérgica condena por el grave escalamiento de la represión» y urgió al Estado de Nicaragua  a cesar estos actos y «liberar a todas las personas privadas de la libertad arbitrariamente».

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: