La pandemia no hizo otra cosa que acentuar la crisis que experimenta el sector de la construcción desde hace cinco años a nivel nacional. La pérdida de unos 160 mil empleos muestra que esta actividad es una de los más golpeadas por la Covid-19 en Bolivia, afirma Luis Bustillo, presidente de la Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco).

Según estimaciones del Índice Global de Actividad Económica (IGAE), entre enero y abril de 2021, la construcción alcanzó un crecimiento del 17,9 por ciento en relación a similar periodo del año pasado, y se ubica como el segundo sector con mayor crecimiento solamente por debajo de la minería.

Sin embargo, la Caboco difiere de esos datos y afirma que aún no alcanzaron una reactivación básica, puesto que muchas empresas permanecen paralizadas y otras cerradas.

“A la fecha, no tenemos la reactivación básica del sector constructor, puesto que muchas empresas están paralizadas, otras tantas cerraron y otras iniciaron con el proceso de cierre. Estamos atravesando un momento extremadamente complicado porque no existe reactivación económica”, explicó Bustillo.

Agregó que, contrariamente a lo que ocurre con la minería, que se encuentra en crecimiento, el sector de la construcción atraviesa por un estancamiento porque no dispone de solvencia financiera.

“Lo que sí puedo decir con toda claridad es que el motor de la economía es la construcción, la infraestructura. Es por eso que siempre vamos a pedir al Gobierno central y los subnacionales que fijen sus ojos en este rubro para reactivar la economía nacional. La infraestructura es un área extremadamente dinámica porque mueve de manera inmediata a muchísimas secciones”, indicó el ejecutivo de Caboco.

Sin embargo, reconoció que primero está la salud y, mientras no se controle el coronavirus, va a ser muy difícil que se logre una reactivación en la construcción.

“Nuestra intención es dialogar con las autoridades gubernamentales, con la finalidad de buscar soluciones para salir de la crisis y preservar el empleo de muchos trabajadores, ya que nuestro sector tiene unos 160 mil desocupados”, dijo.

Por otro lado, Bustillo indicó que es el quinto año consecutivo que el sector constructor ostenta un decaimiento económico.

“Nuestro valor en el PIB en 2012 era 7,5 por ciento, después bajamos a 4 por ciento, y 2019 al 1,91 por ciento. Son cinco años consecutivos que estamos con problemas económicos, que estamos en descenso; pero, obviamente, la cereza sobre la torta ha sido la pandemia, que ha liquidado la economía, no sólo de las empresas, sino también del Estado”, agregó.

En ese marco, dijo que se tiene que hacer el esfuerzo para gestionar créditos del exterior para reavivar el sector productivo del país, puesto que no sólo la construcción confronta problemas, porque el problema es general.

“Estamos en un proceso terrible. Si bien las empresas constructoras tienen problemas grandes, los trabajadores también tienen lo suyo, es por eso que hay que aplicar una medida de protección a la familia del obrero, puesto que todo lo referido a las AFP, seguro médico, impuestos internos, tributaciones municipales, siguen corriendo, y llega el momento en que todos estos cobros se vuelven coactivos”, mencionó.

En opinión del economista Germán Molina, el sector de la construcción ha ido reactivándose paulatinamente, aunque no en la magnitud de periodos anteriores a la pandemia.

Considera que, para reactivar la economía en la construcción y otras áreas, tiene que haber incentivo para que estos sectores sean atractivos, para que inversionistas nacionales y extranjeros puedan arriesgar su capital e invertir en el país para generar nuevas fuentes de trabajo.

En esa línea, Molina considera importante que la política del Gobierno actual de señales de que Bolivia es atractivo para la inversión privada.

No obstante, dijo que hay una recuperación de los sectores económicos, que se verá reflejado en el crecimiento estimado del PIB 2021, que, según estimaciones oficiales, tiende a alcanzar el 4,7 por ciento.

SUBE EL COSTO DE LA CONSTRUCCIÓN

Según el reporte del Instituto Nacional de Estadística (INE), en marzo de 2021, la variación porcentual del Costo de la Construcción (ICC), con relación a diciembre de 2020, fue del 0,94 por ciento y, respecto a similar periodo de la gestión de 2020, marcó una variación porcentual positiva de 1,33 por ciento.

Los datos muestran que el costo de la construcción tuvo un leve incremento.

CONSTRUCTORAS PIDEN AL GOBIERNO EVITAR SOBRECARGAS TRIBUTARIAS

REDACCIÓN CENTRAL

Ante la difícil situación del sector de la construcción debido a la caída y paralización de actividades, la Caboco solicitó al Gobierno una pausa en este semestre del año a los procesos coactivos, intereses, multas y embargos.

Según Luis Butillo, presidente de la institución, el pedido no es una condonación, ya que, si el Estado paga las deudas a las empresas constructoras, éstas honrarán sus deudas.

Sin embargo, afirma que el sector pide evitar sobrecargas de intereses y multas “que no hacen más que lastimar el sector constructor, empresarial y también al ciudadano, porque éstos también deben al banco, al fisco, y obviamente están sin trabajo, por eso hay que asumir una medida de protección sin crear ventajas a nadie, solamente para evitar esas presiones que únicamente lastiman”, puntualizó.

Con la intención de proteger a la familias bolivianas, Bustillo dijo que cursaron las notas respectivas a las diferentes entidades gubernamentales y municipales para suspender los procesos coactivos de las gestiones 2019-2020.

“En ese sentido, debemos trabajar todos, tenemos que hacer el mayor esfuerzo para sacar adelante el país, y principalmente controlar esta pandemia que nos está lastimando demasiado, porque cada vez genera más pena, más zozobra y alarma. Tenemos que hacer el esfuerzo conjunto para salir adelante en conjunto en la salud y el trabajo”, indicó Bustillo.

Por otra parte, mencionó que las empresas constructoras, al haber adquirido deudas con el propósito de paliar el mal momento que atraviesan, no pueden gestionar créditos porque para hacerlo deben demostrar el flujo de capital que tienen en sus respectivas compañías.

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: