El expresidente y líder de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, aseveró que el caso “golpe de Estado” es una “tramoya” política y afirmó que el exmandatario Evo Morales cometió al menos seis rupturas democráticas, por lo que el acusado por la Fiscalía debería ser Morales.

En un artículo titulado «Evo Morales y su desprecio por la Constitución y la democracia», Mesa hizo un repaso cronológico de los sucesos de 2019 y afirmó que Morales cometió varios “quebrantamientos a la Constitución y la democracia” ya desde antes de los fallidos comicios de ese año.

Detalló que en 2014 Morales “quebrantó la CPE y la democracia” cuando fue candidato a la presidencia por tercera vez, amparado en un fallo del Tribunal Constitucional “que estaba a su servicio”.

Además, en   2016 Morales, avalado de nuevo por el TCP que él manejaba, quebrantó la CPE y la democracia al desconocer el voto popular y el resultado del Referendo vinculante de 21 de febrero.

Detalló que el tercer quebrantamiento fue en 2019, cuando se presentó inconstitucionalmente a las elecciones presidenciales.

Asimismo, detalló que hubo “quebrantamientos de la democracia e intento de golpe de Estado, perpetrados por Evo Morales entre el 9 y el 12 de noviembre de 2019”.

Para Mesa, queda probado que Evo Morales urdió un plan para dejar sin gobierno a Bolivia quebrantando la CPE y la democracia, al intentar perpetrar un golpe de estado. “Para consumarlo planificó, junto a su renuncia, la renuncia del vicepresidente, la presidenta del Senado, el presidente de Diputados, el primer vicepresidente del Senado y la primera vicepresidenta de Diputados”.

“Intentó además -sin éxito- que todos los parlamentarios del MAS (titulares y suplentes) renunciaran a sus curules para dejar a la ALP sin quorum. Perpetró así su cuarta y más grave ruptura de la democracia”, apuntó Mesa.

El jefe de CC aseveró que incluso después de haber renunciado a la presidencia, Morales siguió dando órdenes y amenazando con generar hechos de violencia movilizando a sus seguidores. 

Además, al huir del país el 11 de noviembre de 2019, sin esperar la aceptación de su renuncia al cargo, Evo Morales dejó vacante la presidencia, generando deliberadamente un vacío de poder. “Perpetró así su sexta ruptura democrática”, indicó.

“Todos los hechos detallados incriminan a Evo Morales y a la cúpula de su partido como autores intelectuales y materiales de varias rupturas del orden democrático establecido por la CPE, y de  un intento de golpe de Estado, al dejar un vacío de poder con la renuncia de las seis máximas autoridades de los órganos Ejecutivo y Legislativo y, además, dejar sin quorum a la ALP con la renuncia de todos los asambleístas del MAS para impedir la activación de la sucesión constitucional”, indicó.

Mesa aseveró que si hay alguien que es acusado por el país y debiera ser acusado por la Fiscalía por haber desobedecido el mandato del pueblo, haber organizado y ejecutado un gigantesco fraude electoral, haber intentado generar un vacío de poder y haber organizado grupos irregulares para sembrar violencia social, es Evo Morales Ayma. “Todo lo demás es el intento inútil por falsear la verdad, inventar la historia y blanquear un grave delito de fraude en contra de la soberanía popular y en contra de la democracia en la nación”, escribió.

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: