El implacable púgil ruso Albert Batyrgaziev venció el jueves a Duke Ragan en la final del peso pluma (52-57 kg) de Tokio-2020, prolongando una sequía de 17 años de Estados Unidos sin oros en boxeo olímpico masculino.

A pesar de esta derrota, el boxeo olímpico estadounidense está disfrutando de un resurgimiento en estos Juegos bajo la dirección de su respetado entrenador, el irlandés Billy Walsh.

La delegación norteamericana todavía tiene dos oportunidades más de subir a lo más alto del podio de la arena Kokugikan.  A Ragan, que a sus 23 años tiene un balance de 4-0 en el boxeo profesional, se le hizo demasiado larga la pelea ante Batyrgaziev, quinto clasificado del pasado Mundial de 2019.

El ruso, también de 23 años, impuso su potente pegada para llevarse el triunfo por decisión dividida (3-2).

Estados Unidos tiene todavía dos bazas en el boxeo de Tokio-2020. Keyshawn Davis competirá el viernes en la semifinal del peso ligero (57-63 kg) ante el armenio Hovhannes Bachkov y Richard Torrez lo hará el domingo en la final del super pesado (+91 kg) frente al uzbeko Bakhodir Jalolov.

En las finales disputadas hasta ahora en los Juegos, Cuba suma dos oros y el equipo del Comité Olímpico Ruso (ROC) uno en las categorías masculinas y Japón tiene el único disputado en división femenina.

Estados Unidos sigue siendo la potencia histórica del boxeo olímpico pero su palmarés ha venido perdiendo fuerza desde los años setenta y ochenta.

La medalla de oro de Andre Ward en Atenas-2004 es todavía su último título olímpico de boxeo masculino.

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *