Cochabamba

A tres emanas del incendio que cobró la vida de la bombera voluntaria Ruth Orellana aún no hay pistas para dar con los responsables que ocasionaron el siniestro, que también afectó 730 hectáreas de pajonales y arbustos en Melga, Sacaba.

“No nos han remitido ninguna nota todavía sobre las causas, pero como municipio nosotros pasamos un informe del trabajo que hemos realizado para que se hagan las investigaciones”,  dijo ayer el responsable de la Unidad de Gestión de Riesgos de la Alcaldía, Jhonny Corrales.

Explicó que la investigación comenzó de oficio y que por la magnitud del fuego en segunda línea apoyó al personal de  la Gobernación y en tercera a la Autoridad de Control Social de Bosques y Tierra.

“Nos vamos a apersonar nuevamente estos días para ver si hay algún avance en las instancias”, remarcó.

Corrales añadió que se  coordina con los seis subalcaldes de los distritos productivos para sensibilizar a los agricultores para que practiquen chaqueos controlados a fin de evitar  un hecho similar al que  causó la muerte Orellana.

Patrullaje

En este marco, el director del Parque Nacional Tunari (PNT), Luder Jiménez,  informó que se logró coordinar con las alcaldías  de Sacaba, Cercado, Quillacollo, Vinto, Tiquipaya y  Sipe Sipe para intensificar los patrullajes en la ladera sur del área protegida con el objetivo de  reducir  las quemas.

“Estamos ya dos meses con los patrullajes, hemos visto que los incendios se han reducido de gran manera. Nosotros vigilamos de 14:00 a 18:00 porque en ese horario la temperatura es elevada y hay mayores posibilidades de que se generen focos de calor”, precisó.

Jiménez enfatizó que la respuesta inmediata, es decir, en primera línea, evitó que en lo que va del año los incendios se descontrolen. 

Fuego afectó a 600 ha en el Tunari 

En lo que va del año alrededor de 600 hectáreas de vegetación fueron arrasadas por el fuego en el Parque Nacional Tunari, según el director del área protegida, Luder Jiménez.

La cifra es menor a las 1.200 hectáreas que se reportó el primer semestre del 2020, según antecedentes periodísticos.

Agregó que en el último incendio se quemaron 30 hectáreas de pajonales y arbustos.

Luder comentó que el trabajo para sofocar las llamas el martes fue arduo por el viento y el terreno accidentado, por lo que en la labor coadyuvaron la Gobernación, la UGR de Cercado e incluso voluntarios de diferentes grupos de rescate.

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: