Tras los avasallamientos de tierras y el ataque a productores con armas de fuego y machetes en Santa Cruz, la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO)se declaró en emergencia y pidió al presi-dente Luis Arce intervenir para evitar que la violencia se desborde.

“Señor presidente le solicitamos vehementemente su intervención para frenar toda forma de violencia, de forma inmediata, para que este tipo de acciones no se desborden en un hecho de mayor de violencia, que puede tener consecuencias incalculables”, dijo ayer el presidente de la CAO, Óscar Mario Justiniano.

Explicó que estos hechos afectan al sector productivo y a la generación de empleo, la reactivación económica y la soberanía alimentaria.

“El mayor grado de incertidumbre es que hasta la Policía ha sido atacada con armas de fuego, dejando entre sus filas a efectivos heridos de bala, destrucción de vehículos en los que se transportaba un contingente para hacer cumplir las leyes de nuestro país”, afirmó el dirigente.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Fidel Flores, indicó que los productores se sienten preocupados e indefensos ante estos avasallamien-tos, ya que las órdenes de desalojo no se cumplen.

“Pedimos seguridad jurídica para nuestros predios (…), pedimos al ministro de Gobierno, a la Policía, que procedan a la expulsión de estos avasalladores y dar la seguridad a los propietarios, para que no se sientan atropellados. Se debe dar garantías a los predios en producción”, dijo Flores.

Antecedentes

El pasado sábado, el dueño de un predio agrícola y sus trabajadores fueron atacados con machetes y armas de fuego por personas que avasallaron sus tierras. El ataque dejó 15 heridos, entre ellos dos por arma de fuego. El dueño del predio recibió tres disparos.

El ataque ocurrió en la comunidad El Carmen, entre el municipio de El Puente y San Julián (Santa Cruz). En la zona hay 10 propiedades avasalladas.

Según El Deber, el pasado domingo tres patrullas policiales se acercaron a las propiedades afectadas, pero fueron recibidas de manera agresiva por los avasalladores. Incluso, trataron de retener a un sargento y tomarlo como rehén para exigir la liberación de dos supuestos avasalladores que habían sido detenidos.

También amenazaron con quemar los cultivos de soya y de girasol de 10 propiedades involucradas en un total de 1.000 hectáreas.

El director departamental del INRA, Adalberto Rojas, informó que en Santa Cruz sólo falta sanear el 10 por ciento de la tierra. De ese porcentaje, 6 por ciento tiene conflictos, por lo cual llamó al diálogo y anunció que una comisión visitará las zonas donde se registraron enfrentamientos, con el fin de propiciar soluciones.

Capital cruceña

Tras 19 días de caminata, un grupo de marchistas chiquitanos llegaron a la plaza 24 de Septiembre en  Santa Cruz. Este bloque de originarios partió de San José de Chiquitos en apoyo a los marchistas que salieron de Trinidad hacia a la capital cruceña, para pedir que se deje de avasallar  su territorio.

Los marchistas chiquitanos esperarán la llegada de los indígenas de Beni, prevista para al 24 de septiembre. Entonces leerán su pliego petitorio para exigirle al Gobierno nacional que atienda sus demandas.

Los marchistas invitaron a la población a sumarse a esta manifestación argumentando que la lucha por la tierra es de “todos los cruceños”.

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: