Un buen trozo de chocolate siempre alegra el espíritu y brinda calma en el alma. Hecho con granos de cacao, este es uno de los dulces más apetecibles entre niños y adultos. Cada 13 de septiembre se celebra el Día Internacional del Chocolate. 

Esta fecha nació en Francia en 1985 en honor al nacimiento de Roald Dahl, autor de la obra Charlie y la Fábrica de Chocolate, y en Estados Unidos en honor a Milton S. Hershey, dueño y fundador de la Compañía de Chocolates Hershey que, casualmente, se fundó en la misma fecha.

La página web Adondexportar señala que, entre el 2015 y 2019, la exportación del chocolate y sus derivados alcanzó un valor de 138 mil millones de dólares, siendo Alemania el mayor exportador. 

Bolivia es reconocida internacionalmente por ser uno de los mejores productores de chocolate fino. Es elaborado con granos de cacao extraídos del Amazonas, Alto Beni, Yuracaré, Gunay, entre otras regiones. 

Según Helvetas Bolivia, estos granos se caracterizan por ser únicos en sabor y aroma dentro de los grupos de cacaos más finos del mundo. Una vez recolectados, son puestos a secar y se envían para ser procesados. La exportación del chocolate y sus derivados implicó, en 2020, un flujo de divisas de 2,4 millones de dólares. 

En cuanto a la producción nacional, Gustavo Serelis, jefe regional de Breick Cochabamba, dice que depende de la estación, siendo Pascua y Navidad las épocas de mayor utilidad. “Solamente para Cochabamba en Pascua calculamos aproximadamente 20 toneladas de chocolate entre el tradicional y estacional”, dijo.

Pandemia sabor a cacao

La pandemia afectó de gran manera a muchas empresas. Blanca Salazar, encargada de El Ceibo en Cochabamba, afirmó que antes de la cuarentena por el coronavirus la empresa tenía buenos ingresos. 

“La pandemia nos ha golpeado tremendo y las ventas han bajado. Recién nos encontramos en recuperación”, dijo.

En la actualidad la situación mejoró y la empresa tiene un ingreso de aproximadamente 400 mil bolivianos mensuales.

La reducción de ingresos económicos también se observa en otras empresas bolivianas dedicadas a este rubro como Chocolates Para Ti. Patricia Dávila, encargada regional, comenta que las ventas durante la pandemia descendieron considerablemente. 

“Antes vendíamos unos 400 kilos por mes, durante la pandemia se vendió entre 150 y 200 kilos”, señaló.  

Sin embargo, en la actualidad, se puede observar un margen de mejora, debido a que la venta se calcula aproximadamente en 300 kilos mensuales.

Este panorama también es visible, aunque en menor medida, en Chocolates Breick. Esta empresa indicó que las ventas antes de la pandemia normalmente eran “lineales” y, a pesar de las bajas durante la crisis sanitaria, no hubo mayor afectación. 

No obstante, las ventas después de pandemia no están llegando al 100 por ciento. La empresa menciona que esta situación es natural, debido a que “el chocolate no es un producto de la canasta familiar, es más un gusto que muchas personas se dan”.

Calidad nacional

Cuando se piensa en chocolate, normalmente sobresalen las marcas más reconocidas en el mundo. En cuanto a la producción nacional, los entrevistados consideran al chocolate boliviano el mejor en su clase. 

En comparación con chocolates importados y más económicos, lo nacional se destaca, como menciona Breick, que resalta la calidad del producto boliviano y su marcado sabor a cacao.

El gusto por el chocolate se refleja en los entrevistados, pues es concebido como “increíble” y “exquisito”. 

Como indica Dávila, sienten que venden “un producto de primera calidad y que deja muy satisfecho a los clientes tanto por su calidad como por su presentación”. 

Esta golosina va más allá del sabor, puesto que el bien social de las empresas se refleja con las familias que trabajan en el cultivo de cacao. Salazar indica: “Tienen la visión de ayudar (…), siempre hay un apoyo a sus afiliados, a las familias y a su mismo personal”.

Es importante celebrar el Día Internacional del Chocolate apoyando y consumiendo el producto nacional. 

De esta forma, se apoya a las empresas y a todas las familias que son parte de la producción del galardonado chocolate boliviano. 

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: