La Cidh admitió una denuncia por vulneración de los derechos humanos. La querella se presentó en 2012.

Los indígenas que marchan desde hace más de un mes rumbo a Santa Cruz de la Sierra con reclamos para se respete su derecho a la tierra y sus derechos políticos, recordaron el décimo año de la represión en Chaparina.

“Nuestros derechos fueron vulnerados. Vamos a hacer seguimiento hasta que se dé con los responsables de la masacre de septiembre de 2011”, dijo en su momento don Luis Héctor Tamo, presidente de la Central de Pueblos Étnicos Mojeños y una de las víctimas.

El 25 de septiembre de 2011, un operativo policial intervino violentamente la marcha de los indígenas de las tierras bajas que decidieron emprender una caminata para rechazar la construcción de un camino a través de la reserva del Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

“Aún duele, ellos nos han maniatado, golpeado y pegado scotch en la boca por órdenes del ministro de ese entonces Sacha Llorenti, quien a su vez fue mandado por Evo Morales, y tenemos la documentación de eso”, declaró Miguel Ángel Uche, dirigente indígena del Tipnis.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) admitió una denuncia contra el Estado boliviano que se presentó el 8 de mayo de 2012 por 64 comunidades indígenas el Foro Boliviano sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Fobomade).

“Ancianos, niños, jóvenes y mujeres hemos sido apaleados y gasificados el 25 de septiembre de 2011, eso aún llevo en mi corazón con tristeza. Exigimos justicia”, afirmó Maribel Daza dirigente indígena.

Los indígenas que forman parte de esta macha trabajan en la conformación de un parlamento indígena, una iniciativa planteada en favor de sus derechos políticos. La columna está en una zona próxima a  Cuatro Cañadas, a unos 90 kilómetros al norte de la capital cruceña.

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *