Representantes de los 10 distritos, instituciones y organizaciones sociales de Quillacollo se declararon ayer en estado de emergencia. Exigen al Gobierno nacional la restitución del presupuesto para emplazar un hospital de segundo nivel en el municipio.

El presidente del Control Social, Óscar Pairumani, señaló que el fin de semana en una asamblea general de la “quillacolleñidad” se determinó solicitar una audiencia con el presidente del Estado, Luis Arce, para que se garantice el desembolso de 105 millones para el emplazamiento del nosocomio.

“La asamblea se llevó a cabo con la asistencia de más del 70 por ciento de diferentes sectores. En ella se sacaron tres resoluciones. Primero se exige la restitución de los fondos; segundo, el diputado Pacífico Choque va a pedir audiencia con el presidente Arce, y, tercero, se formó una comisión que acompañará las gestiones”, detalló.

Pairumani adelantó que si no hay una respuesta favorable en las próximas 72 horas a sus demandas no se descarta un paro cívico con bloqueos de caminos.

Por su parte, el concejal Ariel Echazú, mencionó que también aguardan una respuesta oficial del Ministerio de  Salud para conocer dónde se destinó el presupuesto que se comprometió para la  edificación del hospital.

Agotarán vías administrativas

El concejal Ariel Echazú indicó que antes de convocar a alguna medida de presión a la población de Quillacollo se busca  mecanismos para que las autoridades nacionales den pautas sobre la construcción del nosocomio.

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: